miércoles, 30 de mayo de 2012

Por acá ando

Otra vez por acá. Se complicó bastante el último tiempo. Pasaron por mi cabeza varias ideas para un post sin poder anotarlas ni siquiera en el ticket del super. Se sumaron varias cosas, cambios en mi vida laboral y sobre todo que me quedé sin compu en casa ya que la que usaba habitualmente era del otro trabajo. Así que navego desde el celu (puff qué odio, no estoy preparada generacionalmente para ello) o ando mendigando la notebook del descendiente de Adán que habita en esta casa, peleando para que la chiquita no quiera mirar a Mickey Mouse en You Tube.
El cambio de trabajo está resultando raro. Ser la nueva, no tener la independencia para llegar y ponerme a hacer mi trabajo… en fin, perder el control de todas las certezas que podía tener me desconcierta un poco. Me desorganiza mentalmente y las primeras horas – confieso – me llené de dudas. ¿Y si me equivoqué con el cambio? Cuando pude serenarme llegué a la conclusión que si me equivoqué o no, solo podré saberlo como mínimo de acá a dos meses, antes nada. Creo que es la situación de extrañeza con todo y todos la que me hace sentir así. Sumado a una manía constante en mi vida de comerme sistemáticamente la cabeza.
Lo bueno del cambio es tener más tiempo para ese universo al que yo llamo “todo lo demás”. Incluso a veces hasta me hago un ratito de siesta con la chiqui. Y poder estar en la semana en casa, haciendo un montón de cosas hace también que el fin de semana sea más para el dolce far niente. Y si bien ese niente nunca es tan literal, ya sacarme la presión de tener que planchar el domingo a la tardecita te cambia la perspectiva de la hora del suicidio.

Comenzamos la obra y parece que a San Pedro no le gustó porque desde entonces se puso a llover sin parar…. Por suerte hoy ya retomaron

martes, 22 de mayo de 2012

Cada uno da lo que recibe, luego recibe lo que da

de esto más o menos va el Club del Gajito. Recibí muchas donaciones y tenía ganas de darle gajitos a los amigos del club de mi planta más generosa (el espinazo del diablo). Pero siempre me olvido de comprar macetas. Entonces empecé a guardar latas y luego les hice unas cubiertas a crochet. De paso sumamos pasiones, reciclamos y le agregamos un poquito de afecto a los regalos que nunca viene mal. 
Hice una con grannies que fue para Brenda que me regaló al flaco y también me había hecho una nariz de borracho en una maceta decoupage. Me olvidé de sacarle fotos a la obra antes de dársela.  
Estas dos van para dos amigas también del trabajo que me donaron la mala madre y mi primer cactus respectivamente. 

Tengo en preparación dos más para gente de la flia. Ellas ya saben que para ser parte del club tiene que traerme de vuelta algún gajito... Y así vamos poblando el jardín de plantas y amor. 

Va la canción de Drexler que inspiró el título de este post: Todo se transforma

domingo, 13 de mayo de 2012

Cimientos

Los de la foto somos nosotros tres, el circuito chico de la familia. Esa foto es de la primera vez que tomamos mate en nuestra casa. ¿Ven la cocina ahí atrás? En la foto no se ve bien, pero tiene la mesada que yo pedí. Más allá está el living con el piso de madera que él siempre quiso y allá en el patio el liquidámbar que ya empieza a enrojecer. Sí ese, el que está cerca de la casita con tobogán de la pipi. ¿Mi huerta? No, no sé ve porque la hice al costado de la casa, pero viene bárbara.
Esa es nuestra casa de los sueños constantes y los intentos repetidos. La casa en la que puse amigos en cenas y sobremesas. La casa que puede visitar toda la familia, vengan, que de alguna forma vamos a entrar. La casa para nosotros, para vivir el manso día a día y no dejarle medio sueldo al locador. La soñé en invierno, tejiendo al sol del ventanal y en verano, tomando cerveza en patas o colgada de la hamaca paraguaya. La imaginé de mañana con el rocío, de tarde color naranja y también con todas las estrellas que no vemos en la ciudad. La vi en un barrio despoblado, donde contamos los vecinos con los dedos de la mano y de acá a unos años, con chicos andando en bici por todas partes y el arbolado crecido.

El mismo día que empezamos esta relación él, me invitó a una vida donde había una familia, hijos y una casa con patio. Y ahí empezó todo. Ahí están los cimientos. La tuvimos tanto en mente, en nuestras conversaciones, en los planos y en el maldito autocad del arquitecto, que con esas vistas 3D te hace soñar más, te parece tan real....

En pocas horas estarán allí los albañiles, los palets de ladrillos, el arquitecto y nosotros sacando fotos. De a ratos me parece que va a sonar el despertador y voy a salir de toda esta imagen con un sobresalto, pero no, está ahí, comienza a ser real.

La ansiedad no es poca. Los tiempos serán largos y los recursos más bien justitos. Como todo últimamente está atravesado por el crochet en mi vida... decidí comenzar, paralelamente con la obra, una manta para mi futura casa. Mi primera manta de grannies. Ya veremos quién termina primero, si los albañiles o yo.

viernes, 11 de mayo de 2012

La espera terminó!

Las cosas estaba trabadas como en un embotellamiento del destino. Parecía que sí, que ya casi y pasaron meses hasta que terminaron de cerrarse. Y de repente, casi en cadena, todo se fue destrabando y ya en el horizonte se avizoran tiempos de cambio. El año del dragón pinta intenso por esta casa.
Ahora les cuento:
Luego de casi seis años de trabajar para la misma empresa me animé a cambiar de trabajo. La decisión fue muy difícil por muchas cosas. Más allá de lo estrictamente laboral, a esta mamá trabajadora siempre le preocupa poder equilibrar profesión y familiar, llegar a algún acuerdo con el horario a fin de no ser una bolsa de culpa andando. Por suerte pude ajustarlo.
Hace poco leí en el blog de Danila aquello de la "mentirita corporativa". Ya he pasado por varias empresas y sé que de acá a unos meses voy a estar despotricando de nuevo. Es parte de mi esencia beligerante. Pero por otro lado necesitaba un cambio, la posibilidad de crecer que donde estaba no encontraba. Desde que me recibí de mamá, la profesión había quedado en un plano que ya ni sé en qué lugar de la lista estaba. Tras casi tres años de convivir con el castigo de Adán y de Eva, pude retomar un poco de mi vocación y volver a pensar en eso que llamamos "carrera", expresión que odio. Así que en una semana andaré por un nuevo barrio, donde nadie me conoce y eso es bastante para mí porque donde estuve hasta ahora tenía excelentes compañeros, soy una persona querida y respetada y eso siempre me hizo sentir muy bien. Pero bueno, será cuestión de hacerme querer en otro lado también! 

Y la otra cosa - la más importante- es que tras diez años de darle vuelta al tema de la casa propia, finalmente obtuvimos un crédito y el lunes comenzaremos a construir nuestra casa! Para nosotros es un milagro porque ha sido durante años "el tema". Ahora comenzamos y veremos cómo avanzamos. Estamos felices, ansiosos, acelerados y cagados de miedo! Todo junto al punto que hoy a las 6 de la mañana estábamos tomando mate en la cama, en un desvelo en pareja, pensando si las cortinas tenía que ser black-out o screen. Pero todo eso será material para muchos posts.

Gracias a las que cruzaron los dedos por mí y buen fin de semana, llenos de luz y sueños.


sábado, 5 de mayo de 2012

El almohadón impresentable (o la fuerza del cariño)

Hace un tiempo comenté acá sobre un almohadón que le regalé a una amiga. Las fotos de este trabajito habían quedado en la cámara que se me rompió y recién este finde conseguí descargar la Memory Stick.

Este fue mi primer trabajo importante a crochet con lo cual tiene miles de errores. Sabía que la destinataria - que es un sol de persona - lo iba a aceptar con todo el amor con que fue hecho. Pero a los ojos de cualquier perfeccionista este almohadón es impresentable.



Por empezar que de un lado lo hice con círculos y luego hacer la la suma de los círculos un cuadrado derivó en un enchastre de varetas....
Del otro lado me decidí por unos grannis y el fuelle lo hice con un punto de un chaleco. Todo lo saqué de unas revistas de Clarín tejido que me regaló mi santa suegra.

Para la próxima mudanza de mi amiga espero poder hacer algo mejor.

viernes, 4 de mayo de 2012

Más plantitas

El fin de semana tuve la visita de una gran amiga del trabajo. No solo me regaló unas cuatro horas de mate, charla y catarsis sino un hermoso cactus: el flaco. No puede ser más bello.


Además quería presentarles a mis alegrías. Son tres: una blanca, otra roja y otra fucsia. Les tengo una paciencia enorme porque ellas son muy susceptibles. Si las regás mucho se pudren, si las abandonaste un par de días con el agua se ponen tristísimas, que no les de mucho el sol pero tampoco mucho el frío. No es fácil tener alegría en el hogar parece. Las quiero a las tres porque las tengo hace mucho y son bien lindas, pero nos peleamos seguidito.

Debí mostrarla antes de que perdieran las flores. No digan nada que seguro que se ofenden

Bueno y por último va el pimiento amarillo, vistoso y gauchito. Con la mudanza pensé que lo había perdido sin embargo él revivió y siempre está colorido. Hay que tener cuidado de no llevarse la mano a la boca después de tocarlo porque sí que pica...


miércoles, 2 de mayo de 2012

En la sala de esperas


Hace tres semanas que estoy casi a punto de cerrar dos temas muy importantes para mí y mi futuro. Ese  “casi" nunca cambia de estado, no se termina de materializar. Está ahí cerquita, lo siento, casi que lo toco y se corre un poquito más.... La espera se torna ansiedad y una llaga tarda en curarse el tiempo que le lleva a otra asomar. El apetito vira del cierre de estómago a la ansiedad compulsiva. Y más o menos así va mi humor, pendulante y exaltado. 
Voy contándole a los amigos retazos de estas casi noticias, entre las ganas de compartirlo y el temor de que se pinche. Esa cosa cabalística de guardar la noticia… no vaya a ser cosa…. Y la buena gente que cada tanto te pregunta ¿Y…? y? y? Y? y nada… todavía no hay noticias…
Se supone que todo va encaminado, que el feriado, que los tiempos de unos y otros. Lo cierto es que el teléfono no suena y el mail no cae en mi bandeja de entradas. Inútil chequearlo cada dos minutos, verificar la señal del celu, cargarlo a cada rato.
Inevitablemente estoy presa de esta espera.
La espera (1917) por Venenzio Zolla (1880-1961) 
http://melibea-misletras.blogspot.com.ar/2009/11/fusionando-la-espera-en-picasso-klimt-y.html

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lecturas

Florencia Ferramondo's books

Mil soles espléndidos
it was amazing
adoré este libro. Me la pasé hablando de él. Tal es así que se lo hice leer a varias personas. Es el primer libro que leo del autor y también de una historia situada en Afganistán. Triste, conmovedor, durísimo pero hermoso. Trenzando his...

goodreads.com