martes, 30 de diciembre de 2014

Lectura del 2014

Me gusta siempre anotar los libros que leo. Antes lo hacía en una libretita, y los últimos años en el blog!
En el 2013 reconcilié maternidad y lectura gracias a los viajes de laburo que me dieron tiempo en aviones y hoteles para recordar lo lindo que es leer, especialmente de corrido.
Este 2014 me faciltó el trámite la lectura digital! a fines del año pasado le regalé a él un Kindle (dispositivo para leer libros digitales) y de a poco entré yo a ese mundo del libro virtual, al que me resistía. Yo no tengo Kindle pero leo desde el IPAD y desde el teléfono. Si sos fetichista del libro, olvidate. En mi caso dejé el romanticismo de lado y privilegié la posibilidad de ir consumiendo tiempos muertos e invertirlos en lectura. Así que leo en la cola del súper, en la sala de espera del médico, mientras hierve el agua de los fideos y - tengo que confesarlo - también leo en el baño.

Va la lista de libros que leí este año por orden cronológico de lectura y el pongo link con las reseñas con las que más me identifiqué porque para esto están los expertos.

Amsterdam, de Ian McEwan: me gustó mucho la historia y sus personajes. Quise conocerlos y tomarme un trago con ellos. Tiene de todo: amores, amantes, la relación prensa/moral, política. Me encantó.Son dos amigos, uno escritor y otro periodista y todo arranca en el entierro de una mujer con quién ambos estuvieron. Pero la trama que viene después es por demás de atrapante.
La casa de las bellas durmientes, de Yasunari Kawabata. Los escritores japoneses y yo no terminamos de entendernos del todo.... Sin embargo, yo sigo insistiendo. El libro cuenta la historia de Eguchi, un anciano en decadencia que visita un extraño burdel donde se encuentra con jóvenes bellas y dormidas para pasar la noche. En el mientras tanto va recordando y analizando la vida vivida. Creo que el desconocimiento de la cultura oriental me impide llenarme del todo de este libro que me dejó con las ganas de entenderlo más.
El corazón Helado, de Almudena Grandes: llegué a él por una recomendación que hizo Dolores en una entrada de Soloparami. El libro me atrapó, quería leer todo el tiempo. Es una novela larga pero vale la pena saborearla. Uno de mis preferidos del año. Y creo que va a quedar en la selecta lista de los mejores libros que leí en mi vida. Hay allí historias familiares contadas en varias generaciones, relatos de guerra y exilios, amores, en fin... una historia deliciosa. 
Fish!de Lundin Stephen. Es un libro muy conocido de motivación de equipos con algo de sustento en un caso real. A mí no me gustan estos libros pero me lo acercó un compañero de trabajo porque pensó que me iba a ayudar y me dio mucha pena despreciarlo.
París era una fiesta, de Ernest Hemingway. Lo arranqué con mucha expectativa porque leí hace unos años El Viejo y el Mar y quedó en la lista de mis libros favoritos. Pero lo abandoné a las pocas páginas porque la verdad que no me enganchaba. Igual es probable que lo retome. Es un libro póstumo de Heminway que recopila las anécdotas del escritor en el París de los años 20 y sus encuentros con escritores contemporáneos.
Ser feliz era esto, de Eduardo Sacheri. A mí Sacheri me encanta, especialmente, Araoz y la verdad. Esta novela está buena pero hay algo de la historia que no me terminé de creer. Cuenta el encuentro forzado entre un hombre solitario y su hija adolescente, de quien no sabía su existencia, fruto de un amor de verano. Si bien no me voló la peluca, está bueno, se disfruta su lectura que es agradable y sin pretensiones.   
Absolución de Luís Landero: Me encantó!!!! me gustó tanto pero tanto que se los recomiendo muchísimo. Narra la vida de Lino, su pasado errante, su presente feliz y el quiebre donde todo se abre... Tiene unos personajes adorables. Lo disfruté mucho.
La vida era esto, de Carmen Amoraga: No lo dejé por la mitad por terca, porque tenía muchas recomendaciones y pensé que en un momento iba a mejorar, pero a mi gusto no mejoró nunca. Cuenta la historia de una argentina viviendo en el exterior que queda viuda con dos hijas pequeñas. Se centra en el duelo, las formas de transitarlo y superarlo alternando con retazos de su pasado y recuerdos de la vida con su marido. No diría que es malo pero sí que a mí no me enganchó. 
El balcón en invierno, de Luis Landero. después del regocijo de Absolución, volví a Landero con gran expectativa, pero no fluía demasiado la lectura. Quedó ahí, a la espera de una segunda oportunidad. 
En el café de la juventud perdida, de Patrick Modiano. Es una novela bastante corta y muy interesante. Situada en la bohemia de París de los años 60 y narrada desde diferentes puntos de vista, la trama gira en torno a una chica llamada Louki con cierto misterio. Está narrada de una manera muy atrapante (aunque al principio costó engancharme, luego no pude parar de leer).
Elena Sabe, de Claudia Piñeiro. Me atrapó, como todos los de Piñeiro. La historia se centra en dos mujeres, madre afectada por Parkinson e hija que aparece ahorcada en el campanario de la iglesia. A medida que desanda la trama relatando el viaje de Elena, la madre, a capital en busca de ayuda para encontrar la verdad sobre la muerte de su hija, va narrando el día a día de esa mujer cuyo cuerpo ha sido tomado por su enfermedad. Muy llevadero.Me gustó mucho aunque es un poco sórdido.

Leyeron alguno de estos? qué les parecieron? qué fue lo mejor que leyeron en este 2014? Alguna recomendación?

Que tengan un excelente 2015 y que se encuentren con las cosas que más disfrutan

martes, 23 de diciembre de 2014

Cambiándole la onda a las fiestas

La primera vez que hablé en este blog de las fiestas para mí todo era un problema. Entre la comida, la poca onda de mis viejos, y la mía propia las vivía con mucha pesadumbre. 
Al año siguiente  mi hija ya tenía 3 años y yo compré un arbolito de navidad para mi casa tratando de bajarle un poco la mala onda a la fecha. Instalamos la rutina de la cartita a Papá Noel y tomé plena conciencia que para mi hija el tiempo de la pura ilusión iba a ser muy corto en su vida. 
El mundo Blogger me hizo ver y leer a muchas personas que encuentran el lado positivo y bello de estas fiestas, que son capaces de rescatar este momento especial del año. Y la verdad que eso, sumado a la edad de mi hija me ayudó mucho a tomármelo mejor. 
El año pasado hasta hice una guirnalda y algunas chucherías navideñas compartidas con mi hija. 
Este año la apuesta sigue creciendo. Armamos el arbolito en su fecha e hice estrellas de hilo (ya se las voy a mostrar), hicimos cartita a papá Noel y hasta nos animamos a jugar de anfitriones para fin de año por primera vez. 
Procuro alejar de estas fechas las cosas que me di cuenta que no ayudan: no me metí en ningún plan raro para la compra de regalos (del tipo ir al shopping o a último momento). Traté de simplificar lo más que pude y quedé a gusto con las compras. Me armé una listita con plazos y tareas en Wunderlist (se los tengo que mostrar!) y así es que ya tengo todo bastante preparado, incluyendo los regalos hechos a mano para los adultos. Solo me quedan armar los paquetes. 
En fin, me propongo y les propongo volver a lo simple, a lo que no falla: hagamos foco en estar cerca de las personas que queremos, con las que nos gusta estar. Tratemos de comer cosas ricas y bien puestas sin que eso demande más esfuerzo que disfrute. Regalemos además de lo comprado algún gesto, una palabra, un recuerdo, algo que haga esos encuentros especiales. 
Espero de todo corazón que cada uno encuentre el lugar donde quiera estar esas noches y las motivaciones para pasarlo de lo mejor. Felices fiestas muchachas!


lunes, 1 de diciembre de 2014

Así pasó noviembre

No voy a decir qué rápido se pasó, ni cuántas cosas me quedaron por hacer.... Se hizo lo que se pudo teniendo en cuenta que este mes implicó varias muestras de los talleres a los que la peque asiste en el colegio, viajes de fines de semana por cumpleaños de sobrinos, controles médicos y toda la rutina habitual. 
Pero me gusta hacer un repasito como para anclar el mes en fotos y no sentir que se me voló de las manos. 
- En la huerta es tiempo de ver qué pasa con lo sembrado. Los tomates varios siguen creciendo y ya comimos algunos cherrys. En este mes me dediqué a ponerle tutores a las plantas más desarrolladas.
Los zapallitos dieron flores a full y espero prontito ver los frutos. Los pepinos se olvidaron de salir (y bue, no todo es éxito en la vida del huertero). Coceché las cebollas que había sembrado en tierra y todavía no saqué las que pasé de almácigo. Las segundas sin dudas crecieron mucho más. Los rabanitos y la remolacha brotaron y van bien aunque demasiado lentos. Las zanahorias son pura hoja y si bien sacamos algunas (que se merienda la peque, para mi delicia) son bastante pequeñitas. El error que cometí con las zanahorias es que brotaron muy juntas y debí ralearlas pero me dio pena.


También tenemos lechuga nueva que está preciosa. 

Las aromáticas están imparables: el orégano va camino a ser arbusto (está desde el año pasado en tierra), los perejiles que hice de semillas crecieron y florecieron tras varios cortes, la albahaca está avanzando a la par del tomillo y la ciboulette después de florecer sigue creciendo. También el romero, la salvia y las aromáticas del mate (burrito, cedrón, menta y peperina) vienen de primera.  Aprovecho para secarlas y guardarlas.

Este mes solo transplanté los tomates cherry que hice de semillas y me dediqué a desyuyar un poco. El verano me desanima a sembrar cosas nuevas porque el calor después te tira todo abajo. Pero probablemente algunas semillas de rúcula tire y voy a volver a probar suerte con el pepino.
Además de la huerta (mamá, todas las plantas se comen? pregunta mi hija) estoy experimentando con las semillas de flores y tengo mis plantines de dalias, lupines, alelíes y margaritas hechas desde semillas. Ojalá crezcan!!! 

Este mes sumamos a la colección las suculentas del intercambio con Juli de Mamy a la Obra y además una tentación del vivero. El nombre científico es Senecio rowleyanus, pero todas la conocen como Rosario. 

El tejido sigue re abandonado. Probé varios patrones de corazón 3D pero no me convence el resultado. El que mejor salió se lo regalé a Juli y luego viendo las fotos me di cuenta de que hay una parte del tejido que está al reves!!!! de terror. Voy a seguir probando..... 

Este mes el correo además de las plantas del #clubdelgajito me trajo el premio que me gané en el sorteo de Alma Singer. Sí!!!!! me gané un camino de mesa hermoso de Texturas Urbanas, qué tul? 

Si bien en mi lista de Evernote que había hecho con cosas para noviembre quedaron muchas sin tachar hubo otros logros que fueron muy importantes. En casa pudimos encarar el techo de la cohera y un techo de madera para tomar mates en el patio. Cuando nos mudamos nos quedaron cosas sin hacer (a quien no?) e hicimos una lista con orden de prioridades. Cada ítem cuesta mucho esfuerzo pero nos alegramos enormemente cada vez que podemos incorporar a nuestra hermosa casa las cosas que queremos y además en este caso que podemos disfrutar tanto. 
Este mes me propuse mejorar mi alimentación para combatir el cansancio (y las chichas!!!) y vengo hecha un lujo. Al menos en la oficina logré cambiar galletitas por frutas y yougurt y casi todos los días me traigo comida. Me pueden aplaudir por favor???? 
Ya sabemos que diciembre nos va a llevar puestos a todos... así que ya ni me preocupo por hacer listas.... 
Y ustedes, cómo anduvieron este noviembre? 

viernes, 28 de noviembre de 2014

Terminando la salita de 4

Hoy es el último día en la salita de 4. Las clases siguen 3 días más de la semana que viene pero mi hija se va de vacaciones a la casa de la abuela porque no hay extensión horaria y para estos papás que trabajan en relación de dependencia no es opción ir a buscarla a las 12. Luego hay que volver un día en diciembre por la fiestita pero la cursada diaria concluye hoy.
Aquel marzo del comienzo ahora parece tan distante. Y todo pasó tan rápido y se hizo tan largo al mismo tiempo. Y en el medio aprendimos muchas cosas. Ella y nosotros. 
Ella conoció nuevos amigos, y aunque perdura cierta nostalgia por SU AMIGO del maternal (con el que se siguen viendo de vez en cuando) pudo integrarse al grupo con toda facilidad. A mí me costó un poco más sumarme al grupo de las "mamis". Los primeros cumpleaños fueron durísimos pero bueno, luego fue pasando. Ya tenemos el grupo de Facebook y de Whats App de rigor y mal que mal participo de ellos. 
Pasamos de un maternal así de chiquito atendido por sus propios dueños a una escuela que ocupa cuarto de manzana, donde hay hasta terciario. Pero la calidez del personal de la escuela es increíble. Todos son un amor. Hasta el señor de seguridad que nos abre la puerta cada mañana. Eso me reconforta y me deja tranquila saberla querida y respetada en ese espacio.
Organizamos bastante bien la logística familiar para la salida, desayuno a bordo y armado de lunchera. Mi esposo es super puntual así que eso nos permitió llegar a horario todo el año. Y salvo un par de días que nos olvidamos la merienda sana, cumplimos con todos los pedidos del cuadernito que, por suerte, no fueron tantos este año.
Ella adquirió muchos saberes nuevos y desde siempre me impresiona ir viendo como va sumando habilidades y todo lo que tiene por aprender. Aparenta ser una alumna muy atenta y entusiasta y refleja en casa sus ganas de saber los resultados de las sumas y las letras con las que se escribe cada palabra. Es decir, se la pasa preguntando "¿cuánto es 12 + 8?", "¿cómo se escribe Florencia?". Así todo el día!!!! 
Debo decir que soy una mamá orgullosa hasta el empalago. Me agrando por tener una hija que no ha dado problemas de ningún tipo. Un poco de fiaca en el ingreso pero nada más. Se fuma las 8 horas en la escuela de lo mejor. Como decimos con el padre, es una genia. 
Ahora tenemos el verano por delante y, aunque mi ritmo laboral no se altera, para la peque serán tres meses alternando colonia de verano con estancias en la casa de abuelos y tíos, allá en el pago chico que me vio nacer. 
Yo con descansar de lavar el uniforme ya me contento.

jueves, 13 de noviembre de 2014

#clubdelgajito en movimiento

Cuando empecé a escribir en este blog hace tres años no me imaginaba ni por asomo las cosas que se iban a generar a través de este espacio. Hoy me sigo maravillando y celebrando las redes que se construyen, las conversaciones que se entablan. Brindo por las relaciones y por las coincidencias, por los encuentros, los gestos, la tranquilidad de saber que en algunas cosas no estoy sola, que a otros les pasa lo mismo, les gusta parecido, comparten mis miedos y mis pasiones.
Hace unos meses usé este espacio para promover el intercambio de gajos de suculentas y desde entonces se dieron encuentros e intercambios diversos con personas hermosas. Algunas de sus planitas crecen hoy en mis ventanas y mis gajitos viajaron ya a sus patios y terrazas. Y eso me pone muy contenta. Colecciono esos momentos, como leí hace unos días en el blog de Mechi
La primera cita fue con Irene. Yo justo viajaba a Buenos Aires por laburo, me quedaba un rato a la tarde, así que nos encontramos al otro lado del subte -con una suculenta en el ojal - para merendar en un lugar hermoso, charlar (sobre todo de nuestros hijos, cuándo no?) y darnos nuestros gajitos. Ella además de sus plantas con historia me trajó una bolsa con una corona de origami y unos corazones de papel para mi hija preciosos. 

El segundo encuentro lo hicimos en Rosario con Vero. Nos juntamos a almorzar en Mal de Archivo - yo en mi hora de almuerzo y ella en un día en el que no trabajaba - y nos extendimos sin parar de charlar. Me trajo unas hermosas plantitas, más un regalo de cumpleaños y una libretita para Amparo que se transformó en "el libro de pupas" para cuando juega a la doctora juguetes.


 A los pocos días fue el taller de Kokedamas de Compañía Botánica y tal como habíamos quedado con Flor, llevamos nuestros gajitos para intercambiar. Yo llevé algunas de mis plantitas de las más comunes sin saber que en su casa hay una enorme colección de cactus y suculentas.



Hace unos días nos organizamos con Juli para hacer el primer envío por correo. Ya en esta instancia más organizada primero nos intercambiamos unos books con las plantas que cada una tenía en condiciones de sacarle un hijito para poder elegir como si fueran figuritas cuáles teníamos y cuáles no. Esa misma tarde ella hizo su envío y por esas cosas de la logística la cajita se pasó de largo y la mandaron a Santa Fe. Este lunes llegaron las sucus, medio estresadas por tanto viaje pero con posibilidades muy altas de estar pronto como si nada. Además vinieron dos piezas preciosas de vitrofusión como regalito extra. Fue muy divertido ir siguiendo vía WEB el envío e intercambiarnos unos cuantos mails en el medio!!!

El club del gajito sigue!!! A esta altura algunas de mis plantitas creo que tiemblan cuando me ven con la tijera porque ya se parece a una poda!!! (además del intercambio blogger es frecuente que las visitas se lleven -con mi permiso- algún que otro gajito....). De cualquier manera sé que las suculentas son de naturaleza generosa así que en breve tendrán más hijitos para dar y así multiplicar este #succulove que nos une. 

lunes, 3 de noviembre de 2014

Cosas que pasaron en Octubre

Definitivamente Octubre no le llegó ni a los talones a toda la movilización de septiembre. Pasó todo tan rápido y yo siempre corriendo para no llegar nunca.
Los dos especialistas que me vieron este mes (hematólogo por la anemia y terapeuta floral por la apatía) coincidieron en que tengo que descansar un poco. El Señor hematólogo -desde su barba blanco ala- recomendó vida higiénica y ante mi cara de asombro enumeró: comer bien, dormir bien, hacer deporte y descansar. La terapeuta me cambió las flores porque me ve ansiosa y me recordó que estar sin hacer nada no es sinónimo de depresión, sino que hay que saber disfrutar de eso. Me lo dice a mí que pregono el dolce far niente pero me cuesta cada vez más practicarlo. Porque me sobran intensiones de hacer y luego no me da el cuerpo, ni el calendario para hacer todo. Pero si no hago nada me frustro. Y entonces pienso que si llego a mi casa a las 5 y me quiero ir a dormir a las 10 para poder arrancar dignamente al día siguiente a las 6.20, resulta que en esas 5 horas estoy metiendo demasiadas cosas: atender la casa, pasar tiempo con mi hija, ocuparme de la ropa, las compras, la cena, ir a nadar dos veces por semana y que me quede un rato de día y un poco de energía para recordar que tengo pareja y que hace bien pasar un rato juntos. Entonces me doy cuenta que las matemáticas no dan y aún contando con varios fines de semana largos este mes, no me alcanza para hacer todo y poder disfrutar de hacer nada. Y así vamos, avanzando pero a los tumbos. Algún día tendré el control de esto?

En fin.... mientras tanto les muestro las cosas que hice en este octubre

Gracias a Pinterest y a los frascos de yogures Dahi, con mi hermana hicimos los souvenirs para la comunión de mi sobri.  Básicamente les pusimos una tirita de arpillera, puntilla de nylon y luego yo armé unos cartoncitos pequeños en Canva, que atamos al cuello del frasco con hilo rústico. Adentro sal, flores de lavanda y una velita. Bueno, bonito y re barato.


 La bolsa del tejido paseó muchísimo, conoció plazas, parques e incluso otras ciudades, pero las agujas se movieron muy poco. Aquella cosa circular que iba a ser agarradera se transformó en carpetita y se fue a Madryn de regalo para mi amiga patagónica.


En la huerta hubo bastante actividad: asomaron los zapallitos, los rabanitos y la remolacha. Cosechamos las primeras cebollas, las que sembré en tierra, que más que cebollas son cebollines y los ajos. También hubo corte de pelo para el perejil que ya quería florecer.Se empiezan a ver algunos tomates y tímidamente vuelven las frutillas (que me como yo, de una y no las comparto, shh!). También fui a buscar las semillas de Prohuerta e hice almácigos de tomates y pimientos que hace unos días se comieron las tortugas... grrrr!!!!

Todo empezó a florecer en el patio, los jazmines de leche, las suculentas, uno de los cactus y paralelamente empezó la lucha contra los insectos: hay grillos topo en el césped, orugas en la pasionaria y hormigas por todas partes.

Este mes probé la receta de hamburguesas de lentejas y trigo de Ivana que aplaudo de pie. Yo hice algunas variaciones como reemplazar la menta por perejil, agregué zanahorias y un puñado generoso de avena. Me encantaron. No pongo la foto porque no le hace justicia a lo rica de la receta. Mi idea es ir probando aunque sea una receta al mes de las muchas que anoto. También hice por segunda vez el budín de zanahorias de Solo para Mí, que es exquisito y tán fácil de preparar.

Y para cerrar este largo repaso les dejo una fotito de la nueva integrante que se sumó en octubre a la colección de suculentas. Se llama Seddum dasyphyllum, según me han dicho.


Y ustedes, cómo anduvieron este octubre? ¿Cómo los trató la lluvia de este fin de semana? Espero que bien.
Beso grande y buen noviembre!!!

martes, 14 de octubre de 2014

#amomihuerta

Soy insoportable con el tema huerta. Me sacás el tema y no puedo parar de hablar.... (o no Mamy a la obra???)
Llevo muy poco tiempo en esto y mi huerta es muy chiquita pero estoy francamente apasionada. 
Así que paso a mostrarles qué hay en mi por allí hoy.
En principio, contarles que hay dos espacios principales dedicados a la huerta (y luego almácigos y macetas por todas partes....). Uno son dos canteros en forma de L en la parte sudoeste del terreno, donde da mucho el sol. Cada cantero mide aproximadamente 4 metros por 70 cm que es lo que yo puedo mantener. Me gustaría tener canteros elevados, pero por ahora están apenas delimitados con ladrillos (en casa no hay perros). Y luego en el lateral norte de la casa hay una pequeña franja de tierra de unos 30 cm por 7 metros donde hay algunas aromáticas y el compost. Pero mejor les cuento con fotos....

Perejil: lo sembré en almácigo y directamente en tierra y de las dos maneras tuve buenos resultados. Los del almácigo los hice plantines pare regalar. En la foto se ve también un copete que recomiendan poner cerca de la huerta por el tema de los insectos y un vasito plástico en el que coloco cerveza para eliminar a las babosas. El año pasado cuando comenzó a hacer mucho calor el perejil se puso medio pachucho, así que este año puse algunas plantitas en un lugar con más sombra a ver cómo va. 


Al lado están los pepinos y los zapallitos que sembré con la última luna en cuarto creciente. A los dos los había sembrado el año pasado. Los zapallitos salieron lo más bien pero el terreno era muy bajo y con una lluvia intensa se pudrieron. Los pepinos salieron en cantidades industriales. Le regalé pepinos a todo el mundo! Luego les cuento qué pasa esta temporada.

 Acelgas: el hit de la huerta. Las sembré a fines del otoño y ya voy por el sexto corte y no paran de dar y dar. Ahora hay algunas que están tratando de florecer, así que a medida que descarto esas voy sembrando la variedad de verano que vino con las semillas de Prohuerta. A estas las sembré directamente en tierra. También intenté con plantines que no funcionaron.

Ajos: los sembré de una cabeza brotada. Veremos qué sale!!! Mi primera vez. Al fondo a la derecha se ve un plantín de tomate que está esperando que se vayan los ajos para crecer. 

Zanahorias: las sembré directa en la tierra a fines de junio. También por primera vez. Tengo mucha intriga. Al fondo hay una planta de arveja y hay algunas más contra el otro alambrado. El fin de semana coseché las primeras. Pocas pero riquísimas!

Remolacha y rabanitos. cuando sembré las zanahorias acá puse remolacha, pero solo salió la planta que se ve, así que el fin de semana renovamos la zona con más remolacha (A ver si tengo más suerte) y con rabanitos, que ya sembré y salieron muy bien. Hay que tener cuidado de ralearlos para que puedan desarrollarse.



Lechuga: Siempre hay lechuga en la huerta por las tortugas. Está las sembró mi pequeña ayudante con lo cual estaban un poco pegadas. Una de las tortugas se mete en la huerta y hace auto-mac con la lechuga, y eso me encanta. Ahora en el sector de adelante puse nuevas semillas para ir renovando y atrás se ven unas plantas viejas de lechuga morada que están florenciendo (flores amarillas).

Cebollas: la de la derecha las sembré directamente en tierra en otoño y las de la izquierda en almácigo, que transplanté en agosto. Las de tierra ya se van viendo. Cuando las hojas se marchiten sacaremos el tesoro bajo tierra.
Rúcula: ya sembré varias veces, pero esta vez es como que tiraron a florecer enseguida, antes de crecer. En la zona cercana al cartelito puse semillas nuevas, de Prohuerta y ya están brotando. Me gusta tener rúcula porque crece enseguida y se banca unos 3 cortes. Y cerramos la huerta con otro copete.

En algunos lugarcitos que voy encontrando puse tomateras (Cherry y comunes) así se van desarrollando mientras tanto. También por ahí quedaron un burrito, un romero y una planta de eneldo que floreció toda.

Todas las semillas son de Prohuerta, tanto las de invierno como las de verano, con excepción de los pepinos. Los tomates de Prohuerta los tengo en almácigo recién, con lo cual para asegurarme la cosecha compré algunos plantines en el vivero. 

Bueno, el otro sector lo dejo para otro día. 

Para mí esto es aprendizaje continuo así que si alguien quiere aportar alguna recomendación o preguntar algo, bienvenido sea el intercambio.

Esta foto es de junio. Ahora hay algunas plantas en el cerco, el pasto está más verde y la huerta tiene otro volúmen, pero para que se den una idea de cómo es el espacio
 

martes, 30 de septiembre de 2014

Cosas que pasaron en septiembre


Septiembre vino con muchas cosas. Muchísimas. No se si fue el cambio de año para mí, o la llegada de la primavera pero de repente me puse en acción y cosas lindas se produjeron. Quizás el sencillo hecho de enunciar mis deseos me llevó más directamente a rumbear hacia ellos. Así que me dieron ganas de hacer un repaso con algunas fotos instagrameras y otras tantas del celu. 

1. Llegaron los cuencos de detalles para tu casa. Los había encargado hacía un montón y supe desde el principio por Irene que iba a tener que esperar un tiempo. Pero la espera valió cada uno de sus días porque el resultado era justo lo que esperaba. Como ya conté, la decoración de la casa me cuesta mucho. Soy muy rata y me da fiaca invertir en cosas lindas (y mucho más si encima son solo decoración). Pero tener estos cuencos en casa me ayudó a esforzarme en armar una mesa acorde para que se luzcan y me gustó. Ahora voy por más...
La foto es de Irene de Detalles para tu Casa. 


2. Por Vero me enteré que en uno de los cafés más lindos de Rosario estaban dando unos talleres. Justo cuando encuentro el lugar en Facebook me di cuenta de que arrancaba uno de origami. El horario me daba, marido aprobó para hacerse cargo de la criatura, así que allá fui. Si bien las figuras que hicimos en las dos clases no me convencieron del todo, la experiencia me gustó y ahora ya quiero probar para avanzar con otros ejemplos de los que hay acá (el link me lo pasó mi esposo, pueden creerlo???) 






3. El sábado pasado las copadas copadísimas Ceci y Meena de Compañía Botánica llegaron a Rosario. Yo participé del curso de la mañana de Kokedamas. La experiencia fue genial. Me acuerdo que cuando empezaron con los cursos dijeron que eran obsesivas por los detalles. Bueno, el sábado lo comprobé y me sentí mimada con toda la preparación y el exquisito gusto con el que prepararon todo para recibirnos. Además de aprender mucho, nos divertimos un montón. Y tengo una hermosa Koke en casa. 

Este es el auténtico cofre de la felicidad

Trabajos terminados

4. Seguimos con el crochet pero le dijimos adiós a las lanas.... Me tenté a tejer con hilo. La idea es hacer una guirnalda para la cama de la peque, pero en medio enganché a tejer "algo redondito", que quizás de grande sea agarradera.... 


5. Obvio que septiembre es el mes para salir al jardín a full, si bien anduvimos por ahí todo el año. En la huerta voy viendo qué queda de la temporada otoño/invierno y viendo qué se siembra para este año. Agregué frutillas y fui feliz con cosechas excelentes de acelgas que no paran de crecer. La familia de las suculentas sumó nuevos integrantes que vinieron del #Club del gajito (ya les contaré) y también como regalos de cumple. Siguen invadiendo los marcos de todas las ventanas ante la mirada preocupada de marido que piensa que no voy a parar nunca. También sembré algunas flores (me regalaron semillas para mi cumple) como margaritas, dalias, lupines.... veremos si sale algo. 
Ahora hasta tenemos suculentas en corcho en la puerta de la heladera #maridoquiereeldivorcio




6. Tuvimos un casamiento, oportunidad para vestirse, producirse, para que las amigas te presten ropa y se preocupen por verte bien. Ocasión para salir solos los dos y volver a comprobar que nos divertimos mucho juntos. También en septiembre cocinamos juntos y comimos rico porque sí, por las ganas mismas de pasarla bien. 

Los casamientos de hoy en día hasta piensan en el día después
7. Pude permitirme algunos momentos de #desobedienciadebida: ir a la plaza un día de semana, almorzar un domingo con mi hija en Mc Donalds (ok, algún día tenía que ir), relajarme aunque haya visitas, ir a almorzar rico a un lugar lindo en el corte de la oficina (al fin y al cabo me merezco una vida mejor que comer del tupper en el escritorio...) 

Septiembre es un mes sin dudas adorable y me pone bien sentir que lo pude disfrutar, que toda esta energía que trae la primavera no pasó en vano. 

Cómo anduvieron uds? 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lecturas

Florencia Ferramondo's books

Mil soles espléndidos
it was amazing
adoré este libro. Me la pasé hablando de él. Tal es así que se lo hice leer a varias personas. Es el primer libro que leo del autor y también de una historia situada en Afganistán. Triste, conmovedor, durísimo pero hermoso. Trenzando his...

goodreads.com