jueves, 29 de diciembre de 2011

Reflexiones de fin de año. O sobre como una cosa llevó a la otra:


Como estaba en crisis, decidí aprender algo nuevo, algo manual para descargar un poco.
Como mi suegra me había enseñado algo sobre la vareta, arranqué con el crochet
Como quería saber más, empecé a buscar en blogs
Y aprendí qué era el Google Reader
y un blog llevó al otro
y no sólo aprendí algo de crochet sino muchas cosas más
y encontré un momento del día que es para mí, para leer, para aprender, para imaginar, para compartir con otras personas que andan más o menos con la cabeza en las mismas cosas que yo, o nada que ver
y como la crisis seguía y me identificaba mucho con lo que leía me animé a escribir
y ahora sé que me falta mucho para aprender: sobre blogs, sobre crochet y sobre cómo superar la crisis que me genera sumar al castigo de Eva el de Adán también.
Pero tengo varios logros de este 2011 y varios anhelos para lo que sigue, lo cual ya es bueno como para ir brindando.
Ojalá que las cosas tiendan al equilibrio y se desanuden las trabas. Y encontremos nuevas como para seguir esforzándonos, siempre tratando de alcanzar el bienestar nuestro y de quienes queremos. Y que podamos terminar el 2012 diciendo "este año sí que estuvo bueno".

martes, 27 de diciembre de 2011

un día como hoy, diez años atrás

El 27 de diciembre del 2001 me recibí de Lic. en Comunicación. Una fecha terrible para el país, un clima socio político más que confuso; ese fue el marco en el que defendí mi tesis basada en la política no partidaria, tomando como ejemplo un grupo de mujeres del barrio Lola Mora. En medio del "que se vayan todos" y al son de la cacerola, festejé mi graduación con los amigos de la carrera y con mi familia que me bancó. Mis viejos nunca entendieron qué estaba estudiando, y sin embargo, confiaron en mí.
Elegí esta carrera tras un curso de orientación vocacional (?). Sabía que quería hacer una carrera de las sociales, y un video me convenció que era ésta. Y nunca hasta ahora me he arrepentido de esta elección.
Papelito que guardo donde iba tachando las materias que rendía
Pasé como estudiante unos años espectaculares iniciándome como estudiante rata del interior, luego gané algo de independencia económica y habitacional. Gané también unos amigos inigualables, la mayoría de los cuales aún acompañan mi paso por la vida y han sido fundamentales para mí.
Esta profesión me abrió la posibilidad de recorrer varios ámbitos laborales, algunos más felices que otros, pero a esta altura puedo decir que he podido trabajar "de lo mío". En los años de aula, muchas veces se discutía el rol del comunicador, siempre difuso, múltiple, descentrado. No es periodista, no es sociólogo, no es diseñador, no es politólogo, no es psicólogo... entonces qué es?! Hoy en día creo que esa multiplicidad, ese saber hacer un poquito de todo, es una de mis fortalezas profesionales y me considero una "comunicadora de perfil generalista" (en la formalidad de una postulación) o también "una todo terreno", una obrera de la comunicación.
Entiendo que la comunicación es "poner en común" y desde allí he procurado siempre pensar las estrategias para unir a los públicos diversos, en cada escenario en el que me ha tocado actuar. La maternidad me enfrentó con otras dudas, otras prioridades y en los últimos años caí en crisis más de una vez. A los 17 años uno elige gran parte de su vida posterior; elige qué va a estudiar por las materias del programa y -sin saberlo- también está eligiendo de qué va a trabajar unos cuantos años de su vida.
Espero para los próximos años seguir para adelante con esta trayectoria profesional, sentirme reconocida y seguir enamorándome de la profesión. Uff dije los tres deseos en vos alta... espero que se cumplan igual

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Galletitas de Coco y Amaranto

Como comenté antes, me regalaron harina de amaranto. Y allá fui a la World  Wide Web por países lationamericanos buscando recetas.... Ninguna me cerraba demasiado hasta que dí con Silvia y su blog. Luego comenzamos un intercambio y Silvia amablemente me facilitó algunas recetas y consejos.
La receta original está por acá  y yo le hice algunas variantes: en lugar de coco natural usé coco rallado y le agregué un poquitito de leche para unir. Ah y la forma fue creación libre.... Las decoré con algunas semillitas de amaranto tostadas. Salieron muy buenas!!!

Gracias Silvia por tu ayuda!



miércoles, 7 de diciembre de 2011

Tengo un problema con las fiestas

En verdad tengo varios:
1. No me gusta la mayonesa, lo cual equivale a decir que no como ni pionono, ni ensalada rusa, ni vitel toné, ni torre de panqueques, o en otras palabras, en la cena navideña me muero de hambre hasta que llega el postre.
2. Mis papás no tienen buen ánimo para la fiestas. Desde que faltan mis abuelos, ya para el 1 de diciembre a mi vieja le empieza a cambiar la cara... al llegar el 24 la metamorfosis está completa. Mi papá se encierra en un mutismo absoluto el 24 a la tarde y hasta el 3 de enero aproximadamente no vuelva a abrir la boca.
Tengo dos fiestas recientes en mente, de esas para olvidar: un 31 en que me quedé a cenar en casa sola con mi papá y mi mamá. Ellos estaba peleados entre sí. Cenamos los tres en silencio, mirando un recital de Estela Raval y los 5 latinos. Podría decirse  que esa no fue una de las mejores maneras de empezar el año
Otra fuen en Navidad: Mi hermano vivió hasta los 33 años en la casa de mis padres... y tuvo la buena idea de cortar el cordón con mamucha un 24 de diciembre... Esa tampoco fue una Noche-muy-buena.....
3. Tengo ocho sobrinos, todos adorables y todos regalables. Pero cada año al volver del centro con todas las bolsas de los regalos, me empieza a doler la panza. Siento que es un gastadero inútil porque los chicos no juegan con nada. Soy la tía amarga que bien te regala una toalla o una bombacha, pero en Navidad el descendiente de Adán que habita en esta casa me prohíbe tales practicidades. Especialmente para los 4 sobrinos que vienen de su lado. No le encuentro la vuelta porque me gusta regalar, pero odio sentirme parte de la masa consumista navideña.
Veo por estos días en varios de los blogs que leo el entusiasmo que tiene la gente con el armado del arbolito, la decoración navideña, etc. y la verdad que me gustaría contagiarme... ¿Me pasará a mí sola?

martes, 29 de noviembre de 2011

Saco Circular: el posgrado del crochet?

Cuando comencé con la aventura del crochet uno de los objetivos era tejer el saco circular. Una amiga me dijo que mi meta era "el posgrado del crochet". Y yo, que apenas iniciaba el jardín de infantes en el mundo del ganchillo, junté varios ovillos de lanas remanentes de cosas que me ha tejido mi santa suegra y me lancé al tejido circular. Para practicar primeramente tomé un paso a paso de una agarradera e hice mi primer proyecto circular siguiendo obedientemente punto por punto las indicaciones y quedó perfecta!
Pero al encarar el saco no fui tan aplicada y comencé a improvisar... Bueno los resultados están a la vista. O, mejor dicho no están, porque las fotos que me saqué con el saco puesto fueron censuradas. Ni hablar de la que quise sacar al saco totalmente extendido... en el medio crecía una hermosa montaña como si hubiese un gato escondido debajo del tejido.
Pero pese a todo estoy muy feliz con mi chaleco. Mi hermana me pidió que le hiciera uno (ella sí que me quiere de verdad!!!) con lo cual tendré oportunidad de mejorar la técnica y capitalizar todo lo aprendido. A saber:
1. Si vivís en una ciudad de este lado del hemisferio y sos ansiosa por estrenar tu obra de arte, no hagas un saco de lana en noviembre
2. Si trabajás 9 horas, tenés una familia y querés terminar el saco circular en menos de un año, pensá en un punto calado antes de la vuelta 32....
3. Si sos porfiada y no te gusta destejer, más vale seguí las indicaciones de algún patrón. Ni se te ocurra pensar que "luego se estira y no se nota" o "con la plancha seguro lo arreglo".
4. Si lograste tejer una agarradera de 15 cm de diámetro y te quedó plana, no implica que un saco circular de casi un metro te va a quedar sin un montículo o sin alguna que otra ondita....
En fin.... aunque no lo parezca valió la pena la experiencia. Ahora a esperar a que llegue el invierno para poder decir "Te gusta? lo hice yo!" ja!


miércoles, 23 de noviembre de 2011

Los conceptos de Adán

La otra parte de la media costilla tiene en su cabeza algunas ideas raras sobre la genética femenina que no dejan de llamarme la atención.
Cree por ejemplo que la práctica lúdica con el Jolly bell durante la infancia, automáticamente se transforma en experiencia de madre al nacer tu hijo. Es decir, uno debe saber "porque sos mujer y lo debés saber" por qué llora un bebé de 48 horas o cómo se le sacan los pañales a una nena de 3.
Entiende también que por alguna cosa loca escrita en los cromosomas, con el sexo femenino vienen incluidas cosas tales como la habilidad de cocinar como Doña Petrona, saber hacer manualidades como cualquier especialista de Utilísima y tener toda la información sobre limpieza, incluyendo sacar las manchas añejas de sus remeras. Estaría bueno suponer que el sexo masculino también incluye la habilidad para reparar los artefactos que se rompen, arreglar el auto y protegerme ante las catástrofes. Si vamos a los estereotipos.. yo me prendo. Ni hablar de lo que ya se dijo en este espacio sobre la tarea de Adán de ganar el pan con el sudor de la frente, que no sé en qué momento me tocó a mí también...
Creo - sin estar segura - que debe tener alguna teoría sobre los beneficios de la proliferación de hongos en la cortina de la bañera. Caso contrario no me explico como no hay manera de convencerlo para que la corra luego de la ducha.
Afortunadamente el descendiente de Adán que habita en esta casa ha podido romper en algunos casos el paradigma del macho-varón y no sólo cambia pañales sino que también pone el lavarropas, lava los platos y de vez en cuando se suma en la cocina... pero de vez en cuando se le escapa la frase "eso inherente al rol de la mujer". Suficiente para que me vuelva la peor de las feministas en una décima de segundo y él termine aclarando "es un chiste".

jueves, 10 de noviembre de 2011

Tarta de puerros - Masa con Harina de Amaranto

Cuando leí en el Blog de Marina la receta de la tarta de puerros me embalé y compré los puerros decidida a hacerla. Finalmente el clima se puso caluroso, el termómetro me desalentaba a prender el horno y a los  puerros la peluca se le estaba poniendo afro. Así que hice la tarta en la Essen. El relleno lo seguí de la receta del blog pero la masa la hice diferente:

Masa para tartas:
2 tazas de harina de trigo (yo reemplacé una por harina de amaranto)
1/4 taza de aceite
3/4 taza de leche
Se unen con cuchara de madera todos los ingredientes en el mismo molde que se hace la tarta. Es facilísima!

Luego corté 4 puerros grandes, los lavé luego de cortarlos siguiendo la receta (jaja), los rehogué con aceite de oliva. Luego mezclé 3 huevos con un poco de Queso Tolem 4 quesos + medio pote de Finlandia Finas Hierbas (era lo que había en la heladera)
La receta es bastante chanta pero les puedo asegurar que salió riquísima!
En cuanto al amaranto, me regalaron un kilo de harina y otro tanto de amaranto y estoy buscando recetas para usarlas. Cualquier dato será bienvenido!

martes, 8 de noviembre de 2011

Námaste - Hay días que quisiera ser budista


Námaste es una expresión de saludo de Asia del sur originario de India. Se usa en varias tradiciones budistas así como en numerosas culturas en Asia, tanto como el hola y el adiós del idioma español, para saludar, despedirse, pedir, dar gracias, mostrar respeto o veneración y para rezar. Normalmente se acompaña por una inclinación ligera de la cabeza hecha con las palmas abiertas y unidas entre sí, ante el pecho, en posición de oración. En India, el gesto se acompaña a veces con la palabra námaste.
Fuente: Wikipedia

Lo aprendí viendo Lost y cuando fui a yoga la profe me dijo que significaba "mi paz saluda a tu paz". Me gustó.

Hay días en que la oficina se vuelve casi una condena, una sucesión de injusticias y arbitrariedades. La "temporada de mamertos" comienza y parece no tener fin y el veneno de Eva en el rol de Adán, contamina toda posibilidad de rescatar el buen humor y la templanza.
Soy tana, cabrona y visceral.  Y encima trabajo en relación de dependencia. Combo fatal para quien pretende en vano preservarse un poco y tratar de aflojar las mandíbulas.
Solo a veces logro evocar aquella frase de mi amiga "Inhalo negro, exhalo dorado", mirar con una media sonrisa y dedicar un Námaste.

¿Cómo se hace? ¿Hay receta para conservar el buen talante en el trabajo?

viernes, 4 de noviembre de 2011

En el Paraíso por un rato.

Cuando tenía unos diez años una amiga de la infancia y yo participamos de una representación que se hiciera en una antigua casa de mi ciudad natal. La idea era revalorizar el patrimonio urbano, destacando ciertas construcciones antiguas. En esta casa puntual se recrearon imágenes de la vida cotidiana de antaño, y nosotras dos oficiamos de improvisadas actrices jugando al aro en el patio mientras la gente visitaba aquella fabulosa casa. Creo que esta ha sido mi primer amor con las casonas antiguas y con historia y el preámbulo a la pasión que conservo en imaginar cómo era la vida en aquellas viejas casonas cuando fueron pensadas.
¿Cómo vivirían Firma y Odilio en aquella casa que hoy es el Museo Estevez? ¿Cómo se habrá sentido Urquiza cuando vio terminado su palacio? Ni hablar de reyes y demás figuras de la nobleza europeas, en sus grandes palacios hoy abiertos al turismo.
Hace pocos días estuve en La Cumbre, Córdoba, Argentina. Más precisamente en la zona de Cruz Chica. Buscaba una casa en la que había parado tiempo atrás y andando el camino al azar me fui metiendo en una zona de viejas casonas de veraneo. Sueño antiguo de la Argentina próspera en la que locales e inmigrantes creían en el progreso y en la eterna posibilidad de que las vacaciones fueran el verano entero (quién pudiera!!!!)
Esas casas, con sus parques, sus estilos, me atraparon. Comencé a imaginarme cómo habrían sido planificadas, cómo las usarían actualmente sus herederos. Cuánto de aquel sueño seguiría en pie. Y entre tanto llegué a "El Paraíso", la casa que habitó Manuel Mujica Lainez durante sus últimos años de vida. Fue construída en 1922 y tras la muerte del escritor fue donada por su esposa a la Fundación que lleva su nombre. Puede visitarse los fines de semana.
La visita a "El Paraíso" es ampliamente recomendable, tanto por la mansión en sí, como también para conocer la vida y obra del escritor y curiosear un poco su vida diaria y sus hermosas colecciones. Las personas que allí trabajan agregan un plus a esta visita.
Me quedé enamorada de la casa, del barrio, de esa mística de antaño. Compré un par de libros, entre ellos una especia de diario en el que Mujica Lainez relata en primera persona cómo encontró la casa, el proceso de adquisición y las reformas hasta que se instaló con su esposa, su madre y las tías Lainez en Cruz Chica.


Qué lindos son los abuelos

Hoy leyendo un post del hermoso blog Prima Humberta, me acordé de mi abuelo y su mamá. Y de algunas bellas historias que nos regalan los abuelos cuando somos chicos, regalos que abrimos una y otra vez tanto tiempo después. Soy una fanática de los abuelos como figura familiar y me he encariñado frecuentemente con las abuelas ajenas.
De mis cuatro abuelos, los maternos fueron muy especiales. De ellos, el que más recuerdo es a mi abuelo Jorge, ya que fue el último en irse y además porque fue una hermosa persona. Imposible recordarlo sin que se me anude la garganta, aún cuando lo evoco con el pensamiento. Abuelo generoso, de manos grandes y corazón abierto. Cuando nosotros éramos chicos nos contaba historias inverosímiles, claro que por entonces yo creía que eran reales, solo porque él me las contaba. Por ejemplo, nos decía que había repetido 17 veces tercer grado...
Se jubiló siendo taxista. Creo que por entonces yo aún estaba en el jardín de infantes. Pero me acuerdo que nos traía la revista Anteojito, y los paragüitas de Felfort, o unas masitas de chocolate con forma de caballitos que vendían en una panadería de Pergamino.
Cuando ya estaba en cama, para partir, y yo le pedí que le pusiera un esfuercito más, me dijo que su vida ya estaba hecha, que nosotros teníamos todo el tiempo por delante, pero que él ya no quería más. Recuerdo escucharlo desde el pasillo llamando a su mamá para que lo llevara con él. Esa conmovedora imagen, de un hombre de ochenta y tantos años, corpulento, de vos fuerte, llamando a su mamá no me la olvidaré nunca y ha marcado mucho lo que hoy en día pienso del vínculo madre/hijo.
El último día que lo vi, me pidió que le rascara la espalda y me aseguró que desde los 20 años le picaba la espalda siempre en el mismo lugar. Abuelo lindo que se emocionaba solo de verte, que te quería regalar cualquier cosa que le dijeras que te gustaba. Abuelo típico y consentidor que supo dejarnos frases y anécdotas junto con algunas pertenencias suyas que tanto añoramos. Traje -al menos - dos cosas de su casa: una maquinita a manija para rallar queso y pan que se la regalé a una amiga queridísima. Y un cuadrito con una foto de su mamá conmigo (la última foto de la abuela Sete viva) a la que él le ponía siempre al lado una copita chiquita con una flor.  Cosas de la vida, su última foto, es con mi sobrino, en pose casi idéntica a aquella otra que tanto quiero.

lunes, 17 de octubre de 2011

Volver al circo

He sido primero tía y luego madre, con lo cual hoy en día cualquier plan que sea con mis sobrinos solos, tiene ya de por sí interés. En mi familia estoy designada a llevar a los chicos al circo, ya que soy la única que se puede enganchar con gusto en ese plan. De chica tuve una tía (hada) madrina, que anduvo de carpa en carpa conmigo y todavía debe tener por ahí una de esas fotitos que te vendían dentro de un pequeño dispositivo, tipo caleidoscopio. Hoy por hoy ha sido reemplazado por un llavero de acrílico, pero la técnica comercial es la misma. El circo ha sumado merchandising variado todo made in china y una oferta gastronómica bien trash.
Es una experiencia única, bizarra y excéntrica. Cabe señalar que mis salidas al circo no han sido a esos mega espectáculos tipo Cirque du Soleil (al que me encantaría también poder ir) sino al clásico circo nacional, que va a ciudad bonaerense en ciudad bonaerense y que en verano hace la temporada, con suerte, en Mar de Ajó.
Del circo me gusta su mentira a la vista, la voz impostada del locutor y su apelación a todos los superlativos del mundo para anunciar proezas inéditas que ya vimos todos. Me gustan sus brillos desteñidos, las medias corridas de la trapecista, la cara de tercera función del payaso, los parches de la carpa. Pero sobre todo me encantó ver que el sketch entre el enano y el payaso, sigue siendo igual que cuando yo tenía 10 años y sigue causando las mismas carcajadas. Ya no hay animales, a lo sumo algún show de caniches, pero hay muchos números que aún permanecen para los equilibristas, trapecistas y malabaristas, ahora un poco tinellizados, pero circenses al fin.
Tanto en la niñez como ahora, me entretiene desenmascarar la doble vida del empleado del circo. Descubrir que el mismo flaco que presentaron como Domador de los cielos, a los 20 minutos sale con la cara pintada al servicio de Chispita. Y la misma chica que nos acomodó al llegar, un rato más tarde estaba probando suerte como lanzallamas.
A lo largo de la función, me tocó visitar varias veces el quiosco/carromato ubicado dentro de la carpa. Una mujer que luego comprobé que era la esposa del enano, se reía mientras me atendía siguiendo la rutina de los payasos, uno de ellos su esposo. Pensaba cuántas veces lo habrá visto? y se sigue riendo... Pensaba también como será vivir con el trabajo a cuestas. Esa gente que va itinerante de ciudad en ciudad, con su familia, sus compañeros, sus bártulos... artistas nómades de poca monta.

Me gusta el circo, y qué. Pero más me gusta salir con mis sobrinos y que me digan "estuvo re divertido, ¿vamos a venir de nuevo cuando haya otro circo?".

jueves, 6 de octubre de 2011

Pastalinda

Cuando todavía tenía que ponerme en puntitas de pie para alcanzar la manija, mi abuela me enseñó a pasar "tres veces por el 1" la masa en la Pastalinda. Frecuentemente nos hacía unos pasteles inigualables y nosotros curioseabamos de manera insoportable.
Mi mamá tiene la suya y yo, todavía en mi época de estudiante, compré una máquina para hacer fideos de esas que venden en Falabella (me salió $60) que tiró varios años pero últimamente era preferible matarse una hora en el gimnasio que intentar estirar la masa con ese aparatito.
"Algún día tendré mi Pastalinda" pensaba, hasta que ese día llegó.. Fue un regalo de mi socio, que con tal de comer tallarines caseros, es capaz de invertir en la auténtica Pasatalinda que pese a los 40 años que transcurrieron desde que mi madre la recibió como regalo de bodas de su compañeras de la fábrica, hasta ahora, sigue viniendo igual!!! con su letra roja en cursiva, que se va tapando poco a poco con la harina.
Hasta ahora solo la usé para hacer tallarines y discos para hacer unas empanadas a la parrilla.
Podría decirse que los tallarines me salen bastante bien. Acá va la receta, más que siemple, tal como viene de generación en generación.
- 1 huevo por persona (+ uno para la olla)
- 100 gr de harina por cada huevo
- un chorrito de aceite
- un poco de sal
Se pone la harina con la sal sobre la mesada, los huevos en cel centro y luego un chorro de aceite. se amasa todo. Lo dejamos descansar una media hora y a estirar. Primero tres veces por el uno: estiro, doblo, estiro, doblo y estiro. Y luego número por número. Yo la estiro hasta el 6, pero es a gusto. Dejamos secar lo más que se pueda y luego se hierven muy poquito en abundante agua hirviendo. Para gente muuuuy amante de la comida casera puede estirarse a palo y cortarse a cuchillo (alguna vez lo he hecho, pero era taaan joven entonces...)
La salsa es a gusto. Como todavía no logro hacer un tuco como el de mi vieja, muchas veces corto verduras y las hago al wok (puerro, zanahorias, succhinis, verdeo, berengenas, lo que haya...) y luego mezclo los fideos, salsa de soja, semillas de sésamo y buen provecho!!! 
PD: que nombres sencillos tienen las cosas de antes, no? Hoy sería inaceptable el nombre "Pastalinda" para cualquier departamento de marketing....

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Algunas herramientas útiles

Sucede que actualmente en Internet hay tantas herramientas que muchas veces se nos pierden de vista algunas muy útiles. Uso en mi trabajo unas cuantas, y me gustaría nombra algunas:

- http://www.fordesigner.com/: en este sitio hay mucho material vectorizado y herramientas para diseño gráfico. La usé mucho para cosas del trabajo (diseño de tarjetas, Flyers, etc) como para mi vida familiar (le hice varias veces a mi hija etiquetitas con Kitty y otros dibujitos)

- http://www.gettyimages.com/: hay muchos sitios para bajar imágenes. Me gusta mucho Getty, por su buscador y por la cantidad de imágenes que tiene. Hay algunas con derechos, que solo se pueden usar para bocetar, pero otras son free.

- http://www.floorplanner.com/: este no lo usé mucho para trabajo, pero lo usé bastante para pensar espacios en mi casa, o bajar una idea a una imagen. Te permite hacer en línea planos y diseños de espacios. es súper fácil de usar y bastante adictivo!!!

- http://translate.google.com.ar: Google tiene muchas herramientas, algunas de ellas super útiles. Una de las que más me gusta es el traductor, que tantas veces me ha salvado!!!!

- http://klout.com/: Para aquellos que están en con el tema del Social Media, resulta siempre de relevancia poder medir la influencia que tenemos como personas o marcas en las redes. En este sitio es posible realizar una sencilla medición de todas nuestras cuentas, principalmente de Facebook y Twitter. Para la administración de contenidos, estoy usando mucho el https://hootsuite.com/ que cada vez me gusta más

¿que cosas útiles encontraste en la Web?

martes, 6 de septiembre de 2011

La aventura del Crochet

Hace poco más de un año le pedí a mi suegra - que es grossa con las agujas de todo tipo- que me enseñara algunos puntos de crochet. Ella además me facilitó un pilón de revistas como para incentivarme.

Desde allí empecé poco a poco a probar algunos puntos y algunas cosas sencillas. Básicamente arranqué haciendo flores para prendedores o para sujetar cortinas.

Me resultó difícil agarrarle la mano... pero cuando más o menos me familiaricé con el tema de las varetas y todo eso... me encantó!!! Por falta de tiempo es poco lo que he hecho en este tiempo peor me encantaría poder avanzar.

Más allá de las flores, para el día del amigo hicimos con el grupete que me festeja el habitual Amigo invisible, versión hand-made y yo aporté mis pantuflas al crochet.


El patrón está acá. Las tuve que ampliar bastante... es que las hice con mi pie de modelo y yo calzo 39... Como verán no me quedaron muy parecidas... pero igualmente me gustaron.

Pastafrola


Me gusta bastante cocinar (no confundir con "hacer la comida" todos los días). Hace bastante que venía intentando varias opciones de pastafrola pero el resultado nunca me terminaba de convencer.

Hay una página genial que recomiendo que se llama Recetas simples y deliciosas. Allí aparecen varias recetas como las que cualquiera hace en su casa, ya que evidentemente está hecha por una señora que no cocina en la tele, sino para sus hijos o sus nietos. En eso se emparenta con mi mamá o mi abuela, lo cual, al menos para mí, avala sus propuestas.

De allí saqué la receta de la pastafrola con la que agasajé hace poco a una amiga que vive en España hace varios años y salió buenísima!!! Yo la hice con dulce de batata comprado al que le agregué una cucharada de dulce de leche...

No tengo tiempo para nada y encima quiero tener un blog

Siempre falta tiempo!!! para todo! Pero siempre hay ganas de leer y de escribir. Y esas cosas que mentalmente relato en la ducha, en los semáforos, en los ratos de insomnio... en algún momento empezaron a hacer fuerza y finalmente llegaron al blog.
Según dice la Biblia en el Génesis, dios castigó a Adán y Eva por comer del árbol prohibido. A Adán le tocó a partir de ese momento sudar la frente para ganarse el pan y a Eva parir los hijos con dolor. (Ver más y mejor en Wikipedia, por ejemplo)
Luego pasaron miles de años y por cosas del feminismo, las revoluciones de la vida moderna y todas esas cosas, las mujeres hemos terminado con la parte de unos y otros: laburo, casa, hijos, verse bien, ser eficiente, saber cocinar.... uffff. Todavía me quedan dudas si la liberación femenina ha sido tal o todo lo contrario....
Lo cierto es que como profesional, madre, mujer y tanto más me dieron ganas de abrir este espacio para compartir un poco de esas tantas cosas que hacemos día a día. Bienvenidos!!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lecturas

Florencia Ferramondo's books

Mil soles espléndidos
it was amazing
adoré este libro. Me la pasé hablando de él. Tal es así que se lo hice leer a varias personas. Es el primer libro que leo del autor y también de una historia situada en Afganistán. Triste, conmovedor, durísimo pero hermoso. Trenzando his...

goodreads.com