domingo, 30 de junio de 2013

Necesito poner primera y arrancar


No es justo. Dos semanas antes del cumple de la enana caigo en cama, con fiebre, durante diez días. Sólo fiebre. Primero piensan que es infección urinaria pero los análisis dicen los contrario.

Tras varios estudios sigo igual. No es una fiebre muy alta pero sí todas las noches. Pero sí todos los días decaída, con más ganas de estar tirada en la cama que otra cosa.
Y la casa cada vez más desordenada. Y mi hija cada vez más sucia y despeinada. Y nosotros tan solos.
Y tantas cosas que debería estar haciendo, cosas de la obra, cosas del cumple, un viaje de trabajo. Y no logró ponerme bien. Y me angustio, obvio que me angustio. Si para mí la angustia siempre está ahí, tan cerquita.
Me alabo de haber arrancado con tiempo con las cosas de cumple. Sólo me quedaba hacer la torta que la termine anoche, y luego cama e Ibupirac. Sé que no debí haber estado dos horas junto al horno, pero esa torta no me dejaba dormir en paz. Aparecía hasta en mis pesadillas. No podía delegarla. Necesitaba hacerla yo. Ahora descansa en el freezer. Quedará para el día antes rellenarla y decorarla. Pero para eso faltan todavía 5 días. Para entonces estaré recuperada o internada en el neuropsiquiátrico....
La gente trata de consolarme, de contenerme, pero la mayoría de los comentarios mi irritan. Mi madre insiste en que cambie de médico, mi suegra me dice que por ahí es brucelosis. Una amiga me dice que todo el mundo está igual, con gripe (pero yo no tengo gripe!!!).  Obvio que siempre puede ser stress o un virus...
Él me banca, soporta mis ataques de llanto, compensa mi hartazgo con mimos. Ahora se fueron. Afuera es un domingo de sol para no perderse, dignos de este invierno tan primavera. Yo necesitaba un poco de silencio. De pausa. Ncesitaba creer, aunque sea por un rato, que el mundo se detiene, mientras yo vuelvo, otra vez, a tomarme la fiebre.





miércoles, 19 de junio de 2013

El tiempo de los intentos

Entre tanta ausencia y tantas corridas voy preparando el cumple de la peque. Me viene bien para canalizar energías y ansiedades ante la mudanza que cada vez está más cerca. Como cuento con muy poco tiempo empecé hace mucho con "la sorpresita".
El primer intento fue un fracaso: apenas desplegué las cosas sobre la mesa ella quiso tocarlo todo, agarrar todo lo que yo necesitaba. Yo me enojé, pegué dos o tres gritos y guardé todo.
Luego entendí que si no la involucraba no iba a poder hacer nada. Últimamente más que madre e hija parecemos hermanas siamesas, porque la tengo todo el tiempo pegada a mí, queriendo ver lo que hago, tratando de ayudar. Cuando digo pegada incluye por ejemplo esperarme tras la puerta mientras me baño. "Yo no te molesto mami, te espero hasta que salgas". No, no estoy embarazada, si esa es la pregunta....

Después de la consulta que hice en el blog y darle muchas vueltas a la idea, me lancé a pintar 30 vasos térmicos de 300 ml con acrílico. La idea es usarlos de contenedor de las golosinas y arriba plantarles un molinito de viento de cartulina. Di muchas vueltas porque no conseguí cartulinas que fueran de más de dos colores. Yo había visto lindas estampas, pero no conseguí esos papeles por acá.
Arranqué pintandolos de verde, seguí por amarrillo, luego me decidí por hacer todo rojo.... Un proyecto con muchas marchas y contramarchas.... todavía no estoy del todo convencida.....

Cartulinas, varillas pintadas, chinches y tijeras lista para hacerme la Utilísima! 


Y ahí voy, haciendo de a poco, ante la mirada de él que apenas me vio venir con todos los preparativos me preguntó "¿Y eso no se puede comprar hecho?".

Tras muchas vueltas, conseguí un salón con patio y sin pelotero, que es lo que quería. Además finalmente di con alguien que me dejara hacerlo en el horario que yo necesitaba. Espero que resulte cómodo para los grandes y divertido para los chicos.
Ella esta super entusiasmada con el cumple. Yo le digo que todavía falta mucho para que no se ponga ansiosa, pero el entorno no me ayuda con el plan.... En fin, todavía me quedan tres semanas de preparativos,   mezclados con mil cosas que tengo que hacer para la obra, un viaje de laburo y un cagazo enorme.


Los vasos descartados del proyecto sirvieron para transplantar el almácigo de perejil
les dejo esta canción de Silvio Rodríguez que inspiró el título de esta entrada


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lecturas

Florencia Ferramondo's books

Mil soles espléndidos
it was amazing
adoré este libro. Me la pasé hablando de él. Tal es así que se lo hice leer a varias personas. Es el primer libro que leo del autor y también de una historia situada en Afganistán. Triste, conmovedor, durísimo pero hermoso. Trenzando his...

goodreads.com