martes, 22 de enero de 2013

Agricultura en macetas II: tomateras y algo más

En función de lo que fui leyendo en varias partes y viendo por ahí, este año arranqué con los tomates. La idea era hacer una prueba sin demasiadas expectativas. Pero funcionó! Les cuento cómo lo hice por si alguien quiere replicar la experiencia:
- A principios de octubre separé algunas semillas de tomates cherry y de los redondos. Eran semillas que saqué de los tomates que comemos en casa. Las puse en un Rolli Sec y las dejé secar un par de días.
- Para preparar el almácigo, usé de esas bandejas plásticas transparentes en las que viene la comida, a las que les hice perforaciones con un clavo caliente. Puse tierra con compost (la que venden ya preparada) y desparramé las semillas. Las cubrí con una capa finita de tierra, las regué y las tapé con otro recipiente igual, uniéndolos con ganchos para papeles en los extremos. Lo mismo hice con semillas de pimiento y de calabaza.



Los etiqueté y los llevé al balcón donde reciben mucha luz, pero los puse donde menos sol directo les da. A la semana y media ya se veían las primeras plántulas.



- Cuando las plantitas ya estaban teniendo tortícolis, saqué la tapa de arriba y las dejé crecer hasta que tenían unos 12 cm y dos pares de hojas. Ahí las pasé a macetas con tierra negra abonada con humus (la del vivero). En este paso fallé dos veces antes. Creo que porque las había transplantado muy chiquitas (cuando tenían unos 7 cm) y en los primeros dos intentos las había puesto en el otro balcón, donde da todo el sol a la tarde.

- Pasaron unos 40 días, las plantas crecían y fueron apareciendo las flores, y luego los frutos: tomates cherrys, tomates redondos, un par de pimientos versión bonsay y hermosas flores de calabaza. La semana pasada juntamos nuestros primeros tomatitos. Y con esa alegría me decidí a contar la experiencia, para que prueben, sobre todo si tienen chicos, porque es lindo hacerlos participar, y de paso que entiendan un poco de dónde salen las cosas que comememos.

Algunos tips: 

- Para que no se evapore tan rápido en agua aconsejan ponerle corteza de árbol o algún elemento de la naturaleza que permita retener el agua. Yo tenía una esterilla vieja, de esas que se usan para la playa, así que la recorté y así obtuve algo parecido a la paja que ayuda mucho.

- Si se puede, hay que elevar las macetas para evitar el exceso de calor del piso. Yo las puse sobre barritas de madera que tenía.

- A las plantas de tomates hay que sacarles las "ramas axiales" que son unas ramitas extras, típicas de estas plantas que crecen entre el tronco y las ramas auxiliares. También recomiendan quitar las ramas sin frutos para optimizar el rendimiento de la planta.

Espero que les sirva el dato y que se vayan preparando para el año que viene!



jueves, 10 de enero de 2013

Agricultura en macetas I: las aromáticas.

Como ya saben, me encantan las plantas y dedicarme a su cuidado se podría definir como uno de mis hobbies, si estuviéramos en los tempranos 90, donde tener un hobbie era una obligación jaja.
Durante el 2012 comencé a pensar en el tema de la huerta. Con la casa en marcha, mi idea es tener allí mi propia huerta cuando me mude y se capaz de combatir las hormigas. Pero me decidí a ir dando mis primeros pasos con la huerta de departamento. En la casa que alquilamos disponemos de dos balcones y dos patios, y aunque no hay tierra, sobra lugar para las macetas.
Para empezar, este año coleccioné los fascículos de la Huerta en Casa de la Revista Jardín que venía con el diario La Nación.


Como un primer approach al tema, estuvo bien. Aprendí bastante. Papá Noel me trajo de regalo un manual de jardinería, que se suma a la bibliografía obligatoria sobre el tema.
La primera incorporación fueron las aromáticas. Van todas en maceta arriba de la cabina del gas. Allí se fueron sumando por orden de aparición: el perejil, el tomillo, la albahaca, el orégano, la salvia, la menta, el romero y se esperan más arribos! Todas las plantas vinieron del vivero. No me han dado mucho trabajo. Algunos cambios de maceta, mucha agua y todo el sol de la mañana. Solo tuve que mudar a la albahaca, que le gustó más el patio, donde da el sol por la tarde. Ya dio semillas que guardaremos para el año que viene y en estos días encontré varias plántulas en las macetas vecinas.
Las aromáticas son fáciles de cultivar. Han crecido bien y varias ramitas ya han ido a parar a la olla. Primer paso, muy satisfactorio.


Luego les cuento cómo hice plantas con semillas.



miércoles, 2 de enero de 2013

Hoja en blanco


Pasé las fiestas sin tanto rollo. Las saqué de ese lugar tan excepcional para llevarlas al plano de la reunión familiar y la pasé mejor. Disfrutando del poder compartir un rato con la familia, sea Nochebuena o un domingo cualquiera.
Ayer mi mamá me despidió con lágrimas, agradeciéndome que haya ido, emocionada porque estemos juntos. Uno a veces no valora las cosas hasta que las pierde. Está bueno disfrutar del bochinche de los chicos, los chistes repetidos, sacarnos fotos, abrazarnos y reírnos de nosotros mismos.
Empiezo el año con calma. Con el deseo de que este año quede marcado en la historia de mi vida como el año en que por fin me mudé a mi propia casa. Será un año duro por eso, un año de cambios, de ajustar el cinturón. Un año sin vacaciones. Pero estoy convencida de que todo esto vale la pena.
Ayer hablamos de nuestros propósitos de pareja. De las ganas de que no nos sobrepase la rutina, de no achancharnos, de no apagar la llama que se consume. El año que termina fue de muchas discusiones, la presión de la obra, mis nervios por el cambio de trabajo. Hemos peleado más de lo común y eso no nos gustó. No lo compramos. Él hace mucho esfuerzo y está trabajando demasiado. Eso lo cansa, lo estresa, lo pone irritable. Y a mí me estalla la cabeza de tantas cosas para pensar. Y entramos a chocar. No, no estuvo bueno. No lo quiero para el 2013.
Quiero ponerme en marcha, ser menos achanchada y más organizada. Ir alcanzando las cosas que quiero de a trancos cortos. Durante el 2012 di mis pasos con la huerta y avancé un poco más con el tejido. Quiero seguir con eso y además ver si puedo arrancar con la fotografía.
Además quiero ser más ordenada en mi casa. Mantener las puertas de los armarios cerradas y la parte de arriba de la heladera despejada, como para arrancar jaja. El año pasado abandoné la costumbre de dejar ropa tirada. Así que paso a paso se puede jaja.
Espero poder tener mejor calidad de tiempo para Amparo. Este año logré bastante con el cambio de trabajo. Entiendo que ella va a empezar a tener sus actividades también. Ojalá podamos retomar natación (eso depende de mí). La veo cansada, eso me preocupa. Ya no duerme siesta y a veces llora de sueño cuando la saco de la cama para ir al jardín…. Eso me llena de culpa.
Pero bueno, la vida fluye, no es un ciclo que se renueva con un espasmo cada 365 días. Solo que uno renueva las energías, arranca con la hoja del cuaderno en blanco, prolija, con la punta recién sacada. En el fondo se trata del mismo libro. Y ahí voy, buscando el bienestar, tratando de mantenerme en equilibrio.
Buen 2013! Espero que las encuentre con ganas de seguir deseando cosas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lecturas

Florencia Ferramondo's books

Mil soles espléndidos
it was amazing
adoré este libro. Me la pasé hablando de él. Tal es así que se lo hice leer a varias personas. Es el primer libro que leo del autor y también de una historia situada en Afganistán. Triste, conmovedor, durísimo pero hermoso. Trenzando his...

goodreads.com