miércoles, 14 de mayo de 2014

Yo contra el mundo de las pantallas encendidas



A veces me siento que remo todo el tiempo contra una corriente contemporánea que amenaza constantemente en pasarme por encima
Mi lucha es contra las pantallas, o, mejor dicho, contra el exceso de pantallas.
Como es sabido en este espacio, la TV me atrae poco y nada, cada vez menos. Salvo que encuentre alguna perlita, algo que particularmente me interese, haga un contacto conmigo, no puedo prestar atención a lo que pasa por la programación de Direct TV. Jamás me vas a ver con la tele prendida “de fondo” como dice mucha gente. Para mí un TV encendido sin nadie que lo mire es como tener el lavarropas funcionando sin ropa adentro. No lo puedo entender. Me pone de muy mal humor ir de visitas a alguna casa y que esté la tele prendida o que haya TV en los restaurants.
Como yo no prendo la tele, mi hija hasta los 3 años digamos poco miraba. Un video de Bubba, alguna cosa que otra en You Tube. Pero de a poco las pantallas se fueron colando en su vida. Y yo encendí mis alertas. Es chiquita, tiene muchas cosas para entretenerse. Vos me decís mi vieja, que tiene 72 años y pasa la mayor parte de la tarde sola en su casa sin demasiado para hacer, que se pase un buen rato mirando la tele, te lo entiendo. Pero una nena que todavía no cumplió los 5 tiene mil cosas para hacer, además de la tele. Entiendo que hay actividades que son claves para desarrollar su imaginación y que esas actividades tienen que ver con el juego.
El tema es que vivimos en un mundo de pantallas. Entonces yo en mi casa lo manejo, o lo intento. Trato de que no sea la primera opción.  Intento que mirar dibujitos o jugar un rato en la tablet quede reservado a la hora que queda entre el baño y la cena. Porque el poner la mesa marca un fin a la actividad.
Pero luego está su papá, que me entiende pero no comparte mi opinión y también toma sus decisiones de encendido. Y también están los demás adultos. Y es llegar a la casa de tíos y abuelos y la propuesta siempre es la misma: “¿te pongo los dibus?”. Y en el jardín resulta que si llueve y no hay gimnasia le ponen una película. Y antes del almuerzo también otra dosis de chupete electrónico para que se calmen un poco antes de pasar al comedor!!! Querés creerlo???? Contra eso no puedo, pero juro que me indigna y no va a faltar oportunidad (reunión de padres) para que lo comente. Ohhh ya verán al bicho raro del aula….
     Hace poco alguien me dijo que hay que plantarse en la sociedad que vivimos, que aislarla de los medios audiovisuales tampoco es real. Ni que pase todo el tiempo frente a la tele o compu, pero tampoco podés fabricarle una burbuja. Creo que algo de eso hay, así que tengo mis pequeñas estrategias. 

  • El encendido siempre está a cargo nuestro. 
  • No hay tele en su habitación (tampoco en la nuestra). Si es por mí solo habría una sola tele en el living. Pero hay dos, una en el living y otra en el comedor. 
  • Siempre se acuerda de antemano un momento de apagado. Porque si no, era una pelea constante. 
  • Procuro que durante el día el momento de juegos que sea superior (bastante superior) al tiempo que pasa viendo algo. Eso implica muchas veces negociar, jugar con ella, pensar propuestas. Sería mucho más fácil decir andá y prendé la tele, pero no me sale. 
  • Entre tele, pelis, compu y tablet prefiero que vea pelis o tablet. La peli porque tiene fin y no tiene publicidades. El IPAD entró en su vida por mi culpa. Me gusta mucho bajar aplicaciones y en eso empecé a ver qué había para ella y meta download. Así descubriendo algunas aplicaciones que por lo menos la ayudan a  desarrollar algunas capacidades, como Agnitus, por ejemplo. Pero tampoco da para que se embobe con eso
  •  Los celulares son nuestros. A lo sumo de vez en cuando mira las fotos (obvio que son de ella en un 90%) pero olvidate de que juegue a algo o vea videos en el cel. 
  • En la medida que puedo, la acompaño mientras mira algo. Hablamos sobre lo que está viendo o jugamos a algo juntas en el IPAD.

 Estas tecnologías son inevitables y sin dudas están instaladas en nuestras sociedades y cada vez más son parte de nuestra vida y nuestra familia. No lo niego. Sé que en algún momento serán parte también de su escolarización y no quiero ser reaccionaria. Sé también que a medida que ella sea más grande va a ser más difícil de controlar esto. Pero bueno, hoy por hoy esa es mi lucha y no me va tan mal, aunque a veces me sienta una loca.....
Y Uds., como se llevan con el encendido?


http://medioambientesimbolico.asumearagon.es

miércoles, 7 de mayo de 2014

Recomendados: Evernote y Evernote food


El otro día les confesé mi amor por Spotify y ahora les quiero contar de Evernote, mi otro gran amor....
Evernote es un cuadernito digital. Si sos como yo de las que imprimen recetas, anotan frase célebres, guardan en favoritos y todas esas cosas que siempre te quedan dispersas, esto te puede servir. Con esta herramienta podes ir creando entradas para guardar allí alguna nota (por ejemplo, la lista del super), o instalando los plugins requeridos cuando estas navegando por Internet y ves algo que te interesa guardar, en lugar de tenerlos en Favoritos, desde allí lo podés guardar en Evernote, como página o solo el contenido. Lo mismo podés hacer con los mails. Luego cada nota se puede etiquetar, organizar en carpetas, etc.
Para algunas cosas se superpone con Pinterest, pero para mí allí es más de inspiración. Lo que guardo en Evernote tiene que ver más con lo operativo, con lo que voy a hacer. 
Al tenerla en varios dispositivos hace que por ejemplo empiezo la lista del super en el trabajo, la sigo en el IPAD y cuando voy al super la leo desde el celu. Automáticamente se te va sincronizando en todos los dispositivos. Ahora estoy organizando el cumple de la peque así que empecé a compilar allí los presupuestos, la lista de los invitados, etc.


Evernote Food.
Obviamente que dentro de la nota están las recetas. Paralelamente a Evernote existe Evernote Food, lo que necesitás para organizar tus recetas. Este me lo bajé solo en el IPAD. La aplicación te trae un montón de recetas ilustradas y automáticamente detectó todas las recetas que yo tenía en el Evernote común y me las pasó ahí, así que además del recetario que trae tengo organizadas las mías, las que voy copiando de sus blogs, etc.
Hay una pestaña extra como para ir recopilando todos los platos que uno prueba en un restaurant. Pero yo eso no lo uso…



Para los dos Evernote se pueden guardar imágenes, videos, tablas, etc.

Para ver más o descargar visiten: https://evernote.com/intl/es-latam/

Nota al pie: hoy justamente después de publicada la entrada me encontré con este artículo de Bitelia donde cuenta otras formas interesantes de usar Evernote: desde organizar una mudanza hasta llevar registro de tu historia médica. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lecturas

Florencia Ferramondo's books

Mil soles espléndidos
it was amazing
adoré este libro. Me la pasé hablando de él. Tal es así que se lo hice leer a varias personas. Es el primer libro que leo del autor y también de una historia situada en Afganistán. Triste, conmovedor, durísimo pero hermoso. Trenzando his...

goodreads.com