martes, 30 de diciembre de 2014

Lectura del 2014

Me gusta siempre anotar los libros que leo. Antes lo hacía en una libretita, y los últimos años en el blog!
En el 2013 reconcilié maternidad y lectura gracias a los viajes de laburo que me dieron tiempo en aviones y hoteles para recordar lo lindo que es leer, especialmente de corrido.
Este 2014 me faciltó el trámite la lectura digital! a fines del año pasado le regalé a él un Kindle (dispositivo para leer libros digitales) y de a poco entré yo a ese mundo del libro virtual, al que me resistía. Yo no tengo Kindle pero leo desde el IPAD y desde el teléfono. Si sos fetichista del libro, olvidate. En mi caso dejé el romanticismo de lado y privilegié la posibilidad de ir consumiendo tiempos muertos e invertirlos en lectura. Así que leo en la cola del súper, en la sala de espera del médico, mientras hierve el agua de los fideos y - tengo que confesarlo - también leo en el baño.

Va la lista de libros que leí este año por orden cronológico de lectura y el pongo link con las reseñas con las que más me identifiqué porque para esto están los expertos.

Amsterdam, de Ian McEwan: me gustó mucho la historia y sus personajes. Quise conocerlos y tomarme un trago con ellos. Tiene de todo: amores, amantes, la relación prensa/moral, política. Me encantó.Son dos amigos, uno escritor y otro periodista y todo arranca en el entierro de una mujer con quién ambos estuvieron. Pero la trama que viene después es por demás de atrapante.
La casa de las bellas durmientes, de Yasunari Kawabata. Los escritores japoneses y yo no terminamos de entendernos del todo.... Sin embargo, yo sigo insistiendo. El libro cuenta la historia de Eguchi, un anciano en decadencia que visita un extraño burdel donde se encuentra con jóvenes bellas y dormidas para pasar la noche. En el mientras tanto va recordando y analizando la vida vivida. Creo que el desconocimiento de la cultura oriental me impide llenarme del todo de este libro que me dejó con las ganas de entenderlo más.
El corazón Helado, de Almudena Grandes: llegué a él por una recomendación que hizo Dolores en una entrada de Soloparami. El libro me atrapó, quería leer todo el tiempo. Es una novela larga pero vale la pena saborearla. Uno de mis preferidos del año. Y creo que va a quedar en la selecta lista de los mejores libros que leí en mi vida. Hay allí historias familiares contadas en varias generaciones, relatos de guerra y exilios, amores, en fin... una historia deliciosa. 
Fish!de Lundin Stephen. Es un libro muy conocido de motivación de equipos con algo de sustento en un caso real. A mí no me gustan estos libros pero me lo acercó un compañero de trabajo porque pensó que me iba a ayudar y me dio mucha pena despreciarlo.
París era una fiesta, de Ernest Hemingway. Lo arranqué con mucha expectativa porque leí hace unos años El Viejo y el Mar y quedó en la lista de mis libros favoritos. Pero lo abandoné a las pocas páginas porque la verdad que no me enganchaba. Igual es probable que lo retome. Es un libro póstumo de Heminway que recopila las anécdotas del escritor en el París de los años 20 y sus encuentros con escritores contemporáneos.
Ser feliz era esto, de Eduardo Sacheri. A mí Sacheri me encanta, especialmente, Araoz y la verdad. Esta novela está buena pero hay algo de la historia que no me terminé de creer. Cuenta el encuentro forzado entre un hombre solitario y su hija adolescente, de quien no sabía su existencia, fruto de un amor de verano. Si bien no me voló la peluca, está bueno, se disfruta su lectura que es agradable y sin pretensiones.   
Absolución de Luís Landero: Me encantó!!!! me gustó tanto pero tanto que se los recomiendo muchísimo. Narra la vida de Lino, su pasado errante, su presente feliz y el quiebre donde todo se abre... Tiene unos personajes adorables. Lo disfruté mucho.
La vida era esto, de Carmen Amoraga: No lo dejé por la mitad por terca, porque tenía muchas recomendaciones y pensé que en un momento iba a mejorar, pero a mi gusto no mejoró nunca. Cuenta la historia de una argentina viviendo en el exterior que queda viuda con dos hijas pequeñas. Se centra en el duelo, las formas de transitarlo y superarlo alternando con retazos de su pasado y recuerdos de la vida con su marido. No diría que es malo pero sí que a mí no me enganchó. 
El balcón en invierno, de Luis Landero. después del regocijo de Absolución, volví a Landero con gran expectativa, pero no fluía demasiado la lectura. Quedó ahí, a la espera de una segunda oportunidad. 
En el café de la juventud perdida, de Patrick Modiano. Es una novela bastante corta y muy interesante. Situada en la bohemia de París de los años 60 y narrada desde diferentes puntos de vista, la trama gira en torno a una chica llamada Louki con cierto misterio. Está narrada de una manera muy atrapante (aunque al principio costó engancharme, luego no pude parar de leer).
Elena Sabe, de Claudia Piñeiro. Me atrapó, como todos los de Piñeiro. La historia se centra en dos mujeres, madre afectada por Parkinson e hija que aparece ahorcada en el campanario de la iglesia. A medida que desanda la trama relatando el viaje de Elena, la madre, a capital en busca de ayuda para encontrar la verdad sobre la muerte de su hija, va narrando el día a día de esa mujer cuyo cuerpo ha sido tomado por su enfermedad. Muy llevadero.Me gustó mucho aunque es un poco sórdido.

Leyeron alguno de estos? qué les parecieron? qué fue lo mejor que leyeron en este 2014? Alguna recomendación?

Que tengan un excelente 2015 y que se encuentren con las cosas que más disfrutan

martes, 23 de diciembre de 2014

Cambiándole la onda a las fiestas

La primera vez que hablé en este blog de las fiestas para mí todo era un problema. Entre la comida, la poca onda de mis viejos, y la mía propia las vivía con mucha pesadumbre. 
Al año siguiente  mi hija ya tenía 3 años y yo compré un arbolito de navidad para mi casa tratando de bajarle un poco la mala onda a la fecha. Instalamos la rutina de la cartita a Papá Noel y tomé plena conciencia que para mi hija el tiempo de la pura ilusión iba a ser muy corto en su vida. 
El mundo Blogger me hizo ver y leer a muchas personas que encuentran el lado positivo y bello de estas fiestas, que son capaces de rescatar este momento especial del año. Y la verdad que eso, sumado a la edad de mi hija me ayudó mucho a tomármelo mejor. 
El año pasado hasta hice una guirnalda y algunas chucherías navideñas compartidas con mi hija. 
Este año la apuesta sigue creciendo. Armamos el arbolito en su fecha e hice estrellas de hilo (ya se las voy a mostrar), hicimos cartita a papá Noel y hasta nos animamos a jugar de anfitriones para fin de año por primera vez. 
Procuro alejar de estas fechas las cosas que me di cuenta que no ayudan: no me metí en ningún plan raro para la compra de regalos (del tipo ir al shopping o a último momento). Traté de simplificar lo más que pude y quedé a gusto con las compras. Me armé una listita con plazos y tareas en Wunderlist (se los tengo que mostrar!) y así es que ya tengo todo bastante preparado, incluyendo los regalos hechos a mano para los adultos. Solo me quedan armar los paquetes. 
En fin, me propongo y les propongo volver a lo simple, a lo que no falla: hagamos foco en estar cerca de las personas que queremos, con las que nos gusta estar. Tratemos de comer cosas ricas y bien puestas sin que eso demande más esfuerzo que disfrute. Regalemos además de lo comprado algún gesto, una palabra, un recuerdo, algo que haga esos encuentros especiales. 
Espero de todo corazón que cada uno encuentre el lugar donde quiera estar esas noches y las motivaciones para pasarlo de lo mejor. Felices fiestas muchachas!


lunes, 1 de diciembre de 2014

Así pasó noviembre

No voy a decir qué rápido se pasó, ni cuántas cosas me quedaron por hacer.... Se hizo lo que se pudo teniendo en cuenta que este mes implicó varias muestras de los talleres a los que la peque asiste en el colegio, viajes de fines de semana por cumpleaños de sobrinos, controles médicos y toda la rutina habitual. 
Pero me gusta hacer un repasito como para anclar el mes en fotos y no sentir que se me voló de las manos. 
- En la huerta es tiempo de ver qué pasa con lo sembrado. Los tomates varios siguen creciendo y ya comimos algunos cherrys. En este mes me dediqué a ponerle tutores a las plantas más desarrolladas.
Los zapallitos dieron flores a full y espero prontito ver los frutos. Los pepinos se olvidaron de salir (y bue, no todo es éxito en la vida del huertero). Coceché las cebollas que había sembrado en tierra y todavía no saqué las que pasé de almácigo. Las segundas sin dudas crecieron mucho más. Los rabanitos y la remolacha brotaron y van bien aunque demasiado lentos. Las zanahorias son pura hoja y si bien sacamos algunas (que se merienda la peque, para mi delicia) son bastante pequeñitas. El error que cometí con las zanahorias es que brotaron muy juntas y debí ralearlas pero me dio pena.


También tenemos lechuga nueva que está preciosa. 

Las aromáticas están imparables: el orégano va camino a ser arbusto (está desde el año pasado en tierra), los perejiles que hice de semillas crecieron y florecieron tras varios cortes, la albahaca está avanzando a la par del tomillo y la ciboulette después de florecer sigue creciendo. También el romero, la salvia y las aromáticas del mate (burrito, cedrón, menta y peperina) vienen de primera.  Aprovecho para secarlas y guardarlas.

Este mes solo transplanté los tomates cherry que hice de semillas y me dediqué a desyuyar un poco. El verano me desanima a sembrar cosas nuevas porque el calor después te tira todo abajo. Pero probablemente algunas semillas de rúcula tire y voy a volver a probar suerte con el pepino.
Además de la huerta (mamá, todas las plantas se comen? pregunta mi hija) estoy experimentando con las semillas de flores y tengo mis plantines de dalias, lupines, alelíes y margaritas hechas desde semillas. Ojalá crezcan!!! 

Este mes sumamos a la colección las suculentas del intercambio con Juli de Mamy a la Obra y además una tentación del vivero. El nombre científico es Senecio rowleyanus, pero todas la conocen como Rosario. 

El tejido sigue re abandonado. Probé varios patrones de corazón 3D pero no me convence el resultado. El que mejor salió se lo regalé a Juli y luego viendo las fotos me di cuenta de que hay una parte del tejido que está al reves!!!! de terror. Voy a seguir probando..... 

Este mes el correo además de las plantas del #clubdelgajito me trajo el premio que me gané en el sorteo de Alma Singer. Sí!!!!! me gané un camino de mesa hermoso de Texturas Urbanas, qué tul? 

Si bien en mi lista de Evernote que había hecho con cosas para noviembre quedaron muchas sin tachar hubo otros logros que fueron muy importantes. En casa pudimos encarar el techo de la cohera y un techo de madera para tomar mates en el patio. Cuando nos mudamos nos quedaron cosas sin hacer (a quien no?) e hicimos una lista con orden de prioridades. Cada ítem cuesta mucho esfuerzo pero nos alegramos enormemente cada vez que podemos incorporar a nuestra hermosa casa las cosas que queremos y además en este caso que podemos disfrutar tanto. 
Este mes me propuse mejorar mi alimentación para combatir el cansancio (y las chichas!!!) y vengo hecha un lujo. Al menos en la oficina logré cambiar galletitas por frutas y yougurt y casi todos los días me traigo comida. Me pueden aplaudir por favor???? 
Ya sabemos que diciembre nos va a llevar puestos a todos... así que ya ni me preocupo por hacer listas.... 
Y ustedes, cómo anduvieron este noviembre? 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lecturas

Florencia Ferramondo's books

Mil soles espléndidos
it was amazing
adoré este libro. Me la pasé hablando de él. Tal es así que se lo hice leer a varias personas. Es el primer libro que leo del autor y también de una historia situada en Afganistán. Triste, conmovedor, durísimo pero hermoso. Trenzando his...

goodreads.com