jueves, 19 de enero de 2017

Libros 2016

Acá va el listado de los libros que leí durante el 2017. Este año tuve la suerte de encontrarme con muy buenos libros, algunos inolvidables. En septiembre, mi marido me regaló un Kindle y con eso espero aumentar mi lectura aún más. Les comparto una lista con mis impresiones y cada uno con un link a una reseña más experta por si se tientan y quieren saber más



1. Mil Soles espléndidos, de Khaled Hosseini adoré este libro que me recomendaron en la entrada de los libros del 2015. Me la pasé hablando de él. Tal es así que se lo hice leer a varias personas. Es el primer libro que leo del autor y también de una historia situada en Afganistán. Triste, conmovedor, durísimo pero hermoso. Trenzando historias de guerra, de lucha política, de amores y desamores, de abandonos. Historias de familia pero principalmente una historia de lazos entre dos mujeres. Mariam y Laila las extrañé mucho cuando terminé el libro. Queda en la selecta lista de los libros que más me gustaron.


2. El pintor de Batallas, de Arturo Pérez Reverte, este me lo pasó mi esposo que lo adoró. Al principio me costó entrarle a la historia, me resultaba un poco aburrido, pero después fui viendo la distintas capas que tiene la trama: la historia de amor, la vida de un fotógrafo de guerra (con el valor autobiográfico que tiene en el caso de Pérez Reverte), la discusión filosófica de lo que representa la guerra en la historia de la humanidad, el repaso por la historia del arte, las reflexiones de su visitante serbio. En fin, un libro para disfrutar despacio, que te deja reflexionando.


3. Todas las generalas servidas del mundo, de Esteban Simandi. Este lo leí en papel, en la playa, con la reposera en la orilla del mar y de un tirón. Si bien la temática mexicana (frontera, drogas, picantes) no es de lo que más me gusta, el libro es super entretenido y por momentos desopilante. Es una película disparatada. Tuve la sensación de querer meterme en el libro y hacer reaccionar al protagonista que se va llevando en unos enredos fenomenales y no parece reaccionar demasiado. Yo estando en Uruguay viajé un rato a México con él.


4. Las Grietas de Jara de Claudia Piñeiro. Ya saben que adoro a Piñeiro! También lo leí en papel y en la playa y casi de un tirón. Acá también varias historias que se cuentan juntas: un hombre parado en medio de la vida, la grieta que se abre enfrente y viendo si esa grieta se tapa con una tela o se enfrenta. Historias sobre arquitectos, sobre daños y sobre estafas. No me voló la cabeza pero es bien llevadero con un toque de policial y una buena reflexión de fondo.



5. Y las montañas hablaronKhaled Hosseini. Bueno, tenía que volver a Hosseini. No apenas terminé Mil Soles espléndidos porque era demasiado. Si bien me hizo llorar un poco, no me resultó tan duro como Mil soles. Una historia que se cuenta a lo largo del tiempo, desde varios personajes, cuál más adorable. Parte de la separación de dos hermanos afganos cuando el padre de ellos, apremiado por su realidad económica, decide vender a la pequeña hermanita. Y luego se desanda en varios momentos distintos, y en distintos puntos contando lo que es Afganistán en la vida de los personajes, aún de aquellos que no viven en ese país.



6. La fragilidad de los cuerpos, de Sergio Olguín:
 Trama policial, muy llevadero. Arranca con un maquinista de trenes que se suicida y deja una carta y de ahí sigue una trama que incluye a una periodista, algunas historias de amor y una trama que va revelando matices. No lo terminé pero por una cuestión de practicidad: cuando estaba leyendo este libro mi marido me regaló un Kindle y este lo tenía en papel. Pero lo voy a retomar. Hay un proyecto de llevar esta historia a la tele.



7. Novescento, de Alessandro Baricco: ahh me encanta Baricco. Esta historia se centra en un personaje que le da título al libro, pianista sobre un barco en altamar que nació y vivió toda su vida sobre el barco. No existe en la tierra en ningún registro. Un libro cortito, muy musical. Quizás no sea lo que más me gustó de Baricco pero la historia es interesante.



8. Distintas formas de mirar el agua de Julio Llamazares. Podría ser la crónica de un destierro también. O como se mira la historia familiar desde las distintas generaciones. La historia arranca en el tiempo con una familia que tiene que dejar la tierra en la que se crió pero la novela arranca cuando Domingo, el padre de esa familia fallece y tres generaciones regresan al pantano de donde partieron sus abuelos. Una linda novelita compuesta por 16 capítulos donde se cuenta la historia desde la mirada de cada miembro de la familia.



9. La cena, de Herman Koch: La historia se cuenta en lo que dura una cena de dos parejas, cuyos hombres son hermanos. Sobre la superficie, toda la trivialidad de una cena en un restaurant exclusivo de Amsterdam. Un poquito más hondo, diferencias familiares y miradas sobre la sociedad y una tensión latente. Y en el fondo, un hecho repulsivo cometido por los hijos de las dos parejas. Repulsivo para mí, para el autor no tanto y esa mirada es lo que más me llamó la atención, porque de alguna manera justifica lo injustificable. Quizás pueda ser una provocación. Este libro nunca se podría haber escrito así en Argentina, claramente. Según acabo de leer está basada en hechos reales.



10. La tregua, de Mario Benedetti: por qué no volver a leer los libros que más me gustaron? La tregua sin duda es uno de ellos, aunque ya lo haya leído, aunque haya visto la película no dejé de disfrutar cada una de sus páginas. Si no lo leíste, leelo. Es precioso. Martín Santomé, un empleado de oficina a punto de jubilarse inicia un diario para contar sus rutinas. La tregua en su vida de viudo rutinario viene de la mano de Laura Avellaneda, una joven que ingresa a trabajar como empleada en su oficina.
“De pronto tuve conciencia de que ese momento, de que esa rebanada de cotidianeidad, era el grado máximo de bienestar, era la Dicha. Nunca había sido tan plenamente feliz como en ese momento, pero tenía la hiriente sensación de que nunca más volvería a serlo, por lo menos en ese grado, con esa intensidad”



11. Océano mar, de Alessandro Baricco: Brillante, brillante, Brillante. Baricco está en otra categoría para mí. Juega en otra liga. No se compara con nada. Este libro es genial! Aunque mi preferido de Baricco siga siendo Tierras de Cristal, Océano Mar me pareció excelente. No es de los libros que se leen de un tirón, pero tampoco te van a dar ganas de largarlo. Como el océano, no es manso, pero es fascinante.



12. La Uruguaya, de Pedro Mairal: este sí te lo podes llevar a la playa, porque en parte transcurre por ahí, en Balizas. La historia central transcurre en un día de un hombre adulto (ponele, mejor digamos de 40 años) que cruza a Uruguay a cambiar dólares y también a reecontrarse con una aventura. Hay algo del personaje que te dan ganas de cagarlo a trompadas, de hacerlo reaccionar y decirle dejate de joder, sos un tipo casado, tenés responsabilidades, un hijo y otro lado que me parece fascinante que el tipo se permita un día libre. Va a aprender. 



13. Hablar solos, de Andrés Neuman: este libro está centrado en la vida de tres personajes: Mario, un hombre con una enfermedad terminal, que emprende un viaje en camión con su hijo Lito y deja en casa a Elena, su mujer. Ahí la base de la historia pero atrás de eso está la visión de cada uno sobre la muerte, el sexo, las relaciones. el libro va alternando capítulos contados por uno y otro personaje. El de Elena es el que más me gustó. Un lindo libro pero tampoco me voló la peluca.



14. El Túnel de Ernesto Sábato: hay clásicos a los que se vuelve, hay clásicos que se leen por primera vez. Quizás todo el mundo ya leyó esta historia inquietante de un hombre, Juan Pablo Castel, pintor, y su tortuosa y extraña relación de amor con María Iribarre. En mi caso me agobió un poco la lectura, me puso un poco ansiosa este señor. Pero no deja de ser una obra magistral (bue, no voy a entrar yo a cuestionarla ahora, no?)




15.La Ley de la ferocidad, de Pablo Ramos: Este fue uno de los libros que más me han impactado en mi vida. Me recordó mucho a lo que sentí cuando leí El Pasado, de Alan Pauls. Es brillante, super intenso. La historia dispara con la muerte del padre de Gabriel, el personaje principal. Gabriel entonces vuelve a su barrio y al encuentro de su familia. La historia se va contando entre el velatorio y blashbacks de la vida de Gabriel, un hombre lleno de excesos, viviendo al borde de derroche de todo. Una novela super visceral. No la podía dejar pero quería que terminara, como si fuera una adicción. Me encantó, me atrapó. No podría dejarte indiferente. Feroz y furiosa.



16. Más allá del Olvido, de Patrick Modiano, después de la Ley de la ferocidad necesitaba algo más liviano. Así que mi esposo me pasó este. Me resultó un tanto bucólico. Repunta un poco al final.



17. Que el mundo me conozca, de Alfred Hayes, estoy leyéndolo actualmente pero tiene serias chances de ser abandonado. Me cuesta mucho dejar un libro sin terminar. Y como no me gusta tampoco lo sigo, me estanco digamos! Había leído del autor Los enamorados que me encantó pero este no me atrapa.

Este año me hice una cuenta en Goodreads para que sea más fácil seguir la lectura. Al pie del Blog hay un acceso a mi cuenta por si quieren estar en contacto.

Y ustedes, qué están leyendo????

Para ver los libros del 2015 hagan clic acá

Para ver los libros del 2014 hagan clic acá.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lecturas

Florencia Ferramondo's books

Mil soles espléndidos
it was amazing
adoré este libro. Me la pasé hablando de él. Tal es así que se lo hice leer a varias personas. Es el primer libro que leo del autor y también de una historia situada en Afganistán. Triste, conmovedor, durísimo pero hermoso. Trenzando his...

goodreads.com