jueves, 29 de diciembre de 2011

Reflexiones de fin de año. O sobre como una cosa llevó a la otra:


Como estaba en crisis, decidí aprender algo nuevo, algo manual para descargar un poco.
Como mi suegra me había enseñado algo sobre la vareta, arranqué con el crochet
Como quería saber más, empecé a buscar en blogs
Y aprendí qué era el Google Reader
y un blog llevó al otro
y no sólo aprendí algo de crochet sino muchas cosas más
y encontré un momento del día que es para mí, para leer, para aprender, para imaginar, para compartir con otras personas que andan más o menos con la cabeza en las mismas cosas que yo, o nada que ver
y como la crisis seguía y me identificaba mucho con lo que leía me animé a escribir
y ahora sé que me falta mucho para aprender: sobre blogs, sobre crochet y sobre cómo superar la crisis que me genera sumar al castigo de Eva el de Adán también.
Pero tengo varios logros de este 2011 y varios anhelos para lo que sigue, lo cual ya es bueno como para ir brindando.
Ojalá que las cosas tiendan al equilibrio y se desanuden las trabas. Y encontremos nuevas como para seguir esforzándonos, siempre tratando de alcanzar el bienestar nuestro y de quienes queremos. Y que podamos terminar el 2012 diciendo "este año sí que estuvo bueno".

martes, 27 de diciembre de 2011

un día como hoy, diez años atrás

El 27 de diciembre del 2001 me recibí de Lic. en Comunicación. Una fecha terrible para el país, un clima socio político más que confuso; ese fue el marco en el que defendí mi tesis basada en la política no partidaria, tomando como ejemplo un grupo de mujeres del barrio Lola Mora. En medio del "que se vayan todos" y al son de la cacerola, festejé mi graduación con los amigos de la carrera y con mi familia que me bancó. Mis viejos nunca entendieron qué estaba estudiando, y sin embargo, confiaron en mí.
Elegí esta carrera tras un curso de orientación vocacional (?). Sabía que quería hacer una carrera de las sociales, y un video me convenció que era ésta. Y nunca hasta ahora me he arrepentido de esta elección.
Papelito que guardo donde iba tachando las materias que rendía
Pasé como estudiante unos años espectaculares iniciándome como estudiante rata del interior, luego gané algo de independencia económica y habitacional. Gané también unos amigos inigualables, la mayoría de los cuales aún acompañan mi paso por la vida y han sido fundamentales para mí.
Esta profesión me abrió la posibilidad de recorrer varios ámbitos laborales, algunos más felices que otros, pero a esta altura puedo decir que he podido trabajar "de lo mío". En los años de aula, muchas veces se discutía el rol del comunicador, siempre difuso, múltiple, descentrado. No es periodista, no es sociólogo, no es diseñador, no es politólogo, no es psicólogo... entonces qué es?! Hoy en día creo que esa multiplicidad, ese saber hacer un poquito de todo, es una de mis fortalezas profesionales y me considero una "comunicadora de perfil generalista" (en la formalidad de una postulación) o también "una todo terreno", una obrera de la comunicación.
Entiendo que la comunicación es "poner en común" y desde allí he procurado siempre pensar las estrategias para unir a los públicos diversos, en cada escenario en el que me ha tocado actuar. La maternidad me enfrentó con otras dudas, otras prioridades y en los últimos años caí en crisis más de una vez. A los 17 años uno elige gran parte de su vida posterior; elige qué va a estudiar por las materias del programa y -sin saberlo- también está eligiendo de qué va a trabajar unos cuantos años de su vida.
Espero para los próximos años seguir para adelante con esta trayectoria profesional, sentirme reconocida y seguir enamorándome de la profesión. Uff dije los tres deseos en vos alta... espero que se cumplan igual

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Galletitas de Coco y Amaranto

Como comenté antes, me regalaron harina de amaranto. Y allá fui a la World  Wide Web por países lationamericanos buscando recetas.... Ninguna me cerraba demasiado hasta que dí con Silvia y su blog. Luego comenzamos un intercambio y Silvia amablemente me facilitó algunas recetas y consejos.
La receta original está por acá  y yo le hice algunas variantes: en lugar de coco natural usé coco rallado y le agregué un poquitito de leche para unir. Ah y la forma fue creación libre.... Las decoré con algunas semillitas de amaranto tostadas. Salieron muy buenas!!!

Gracias Silvia por tu ayuda!



miércoles, 7 de diciembre de 2011

Tengo un problema con las fiestas

En verdad tengo varios:
1. No me gusta la mayonesa, lo cual equivale a decir que no como ni pionono, ni ensalada rusa, ni vitel toné, ni torre de panqueques, o en otras palabras, en la cena navideña me muero de hambre hasta que llega el postre.
2. Mis papás no tienen buen ánimo para la fiestas. Desde que faltan mis abuelos, ya para el 1 de diciembre a mi vieja le empieza a cambiar la cara... al llegar el 24 la metamorfosis está completa. Mi papá se encierra en un mutismo absoluto el 24 a la tarde y hasta el 3 de enero aproximadamente no vuelva a abrir la boca.
Tengo dos fiestas recientes en mente, de esas para olvidar: un 31 en que me quedé a cenar en casa sola con mi papá y mi mamá. Ellos estaba peleados entre sí. Cenamos los tres en silencio, mirando un recital de Estela Raval y los 5 latinos. Podría decirse  que esa no fue una de las mejores maneras de empezar el año
Otra fuen en Navidad: Mi hermano vivió hasta los 33 años en la casa de mis padres... y tuvo la buena idea de cortar el cordón con mamucha un 24 de diciembre... Esa tampoco fue una Noche-muy-buena.....
3. Tengo ocho sobrinos, todos adorables y todos regalables. Pero cada año al volver del centro con todas las bolsas de los regalos, me empieza a doler la panza. Siento que es un gastadero inútil porque los chicos no juegan con nada. Soy la tía amarga que bien te regala una toalla o una bombacha, pero en Navidad el descendiente de Adán que habita en esta casa me prohíbe tales practicidades. Especialmente para los 4 sobrinos que vienen de su lado. No le encuentro la vuelta porque me gusta regalar, pero odio sentirme parte de la masa consumista navideña.
Veo por estos días en varios de los blogs que leo el entusiasmo que tiene la gente con el armado del arbolito, la decoración navideña, etc. y la verdad que me gustaría contagiarme... ¿Me pasará a mí sola?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lecturas

Florencia Ferramondo's books

Mil soles espléndidos
it was amazing
adoré este libro. Me la pasé hablando de él. Tal es así que se lo hice leer a varias personas. Es el primer libro que leo del autor y también de una historia situada en Afganistán. Triste, conmovedor, durísimo pero hermoso. Trenzando his...

goodreads.com