jueves, 23 de abril de 2015

Vacaciones - Cómo fue viajar con una niña de 5 años



Último post de la saga de las vacaciones (una vez que viajo le tengo que sacar el jugo!)
Ya se dijo por acá que este viaje tenía el condimento especial de ser prácticamente las primeras vacaciones con la pequeña. Ya habíamos viajado nosotros varias veces al sur, en planes parecidos con lo cual había muchas escenas que teníamos en mente. Pero esta vez sabíamos que iban a ser diferentes, pero no sabíamos cuánto.
El traslado en sí no me preocupaba, mis dudas estaban centradas en nuestros días allá. Ella sola con nosotros dos en medio de paisajes naturales, ¿cómo resultaría? Esa pregunta fue una de las cosas que más incertidumbre le sumó a la previa.

Para llegar hay que partir
Nuestro itinerario tenía más de 1500 km para poder llegar a Junín de los Andes. Obviamente no se hacen de un tirón y la parada quedó totalmente sujeta a cómo se desarrollara el viaje. Sabido es que tengo un frente de lucha constantemente abierto contra las pantallas encendidas. Pero, aunque usted no lo crea, durante el viaje me saqué el chip y dejé que mi hija consumiera una película tras otra en un DVD portátil que nos prestaron. Traté de conmoverla mostrándole algunas particularidades del paisaje a lo que miraba, respondía con un “ajá” y seguía mirando su peli.
Antes de salir fotocopié el mapa y le marqué el recorrido indicando con números las ciudades principales por donde íbamos a pasar para que ella uniera con fibrón el recorrido. Todavía no sabe leer pero sabe los números así que esto le iba a ayudar a mostrar el grado de avance de nuestro viaje. Me encantaría decirles que la idea fue genial y que no se despegó del mapa, pero nobleza obliga, debo decirles la verdad: marcó algunos tramos y adelantó a marcar todo el recorrido cuando no íbamos ni por la mitad, como si fuera una tarea a terminar pronto. Y siguió en lo suyo.
Antes de salir establecimos la regla de que el que preguntaba “cuánto falta” no comía postre durante las vacaciones. Somos crueles pero efectivos; no preguntó ni una sola vez.
Ya llegando a la Patagonia, los caminos de ripio nos dieron la justificación que necesitábamos para guardar el reproductor de DVD y pasar a otra cosa.

Cantando en la playa - Las ventajas de estar solos en el lago.
Principales Aliados
Durante el viaje tuve algunos aliados que me facilitaron mucho las cosas:

  • EL reproductor de DVD -mal que me pese- fue un golazo de ida y de vuelta para que la criatura se fume tantas horas arriba del auto
  • Leche larga vida La serenísima, los tetra de 200 que ya vienen con azúcar. Como les conté, en el sur hay muchos paseos que no tienen servicios. A nosotros danos mate toda la tarde, pero la nena no se copa demasiado y la chocolatada no es una opción para ella. Así que en mi mochila había siempre alguna cajita de leche y de Junior para pasar las tardes en paz ante cada mamá tengo hambre. Ni hablar que también teníamos pan, galletitas, etc.
  • Revistas y fibrones. Como está en la época de que se divierte con las actividades teníamos en el auto Revistas Jardín y las de Disney Junior y ella se las ingeniaba para pintar y completar las consignas más allá de los saltos del auto en los caminos de ripio. 
 
La exploradora


Y acá que se hace
La primera parada que hicimos en el camino (río Aluminé) nos instalamos con la reposera, el mate como para pasar un buen rato y a los 5 minutos nos mira y nos dice ¿Y acá que hacemos? Y no hay nadie, y cuándo nos vamos. Ahí fue cuando pensé en dos días nos volvemos. Sin embargo, a fuerza de repetir la escena fue entendiendo cómo era el plan y no solo que no preguntaba sino que fue encontrando escenas para sus juegos (las barbies y sus glamurosos vestidos chinos saltaban en las piedras como si nada y los playmóvil se bañaron en el agua del lago) e inventó nuevos juegos, como pintar piedras con agua, hacer música con los palitos  y jugar con las balizas rotas del auto. Obvio que tuvimos infaltables sesiones de tirar piedras al lago.  

A este paso va a aprender antes que yo

Nosotros a su vez comprendimos que la vida contemplativa no es plan propio de un niño así que cortábamos las largas estadías en el lago alternándonos de vez en cuando para llevarla a caminar (o a “explorar”) o ir a sacar fotos. Hicimos algunas cosas que creímos que para ella iban a ser más atractivas (como un paseo en barco o una visita a unas cascadas) y procuramos sincronizar las necesidades de todos.
Supongo que en verano se suma el atractivo de meterse en el agua. Nosotros solo llegamos a mojarnos los tobillos con suerte. 

Pintura rupestre

Tirando piedras al lago. EL hit patagónico



Las balizas sirvieron para todo: acá son toboganes para Playmóbil


 


En síntesis

Como dijo Lu en otro comentario, los viajes en familia son lo más. He viajado bastante en esta vida, con padres, con pareja, con amigos y ahora en familia y cada cosa tiene su encanto. Este viaje fue un aprendizaje de lo que es viajar con ella, que ya no es la bebita que llevamos a Mar Azul una vez y no podía opinar. Tampoco voy a armar un viaje a Disney para que ella se sienta a gusto cuando nosotros no tenemos esa onda ni por asomo. Pero seguramente hay puntos donde los tres podemos disfrutar de vacacionar juntos, de vivir sin tanto horario, de hacer fiaca en la cama, de cantar en la playa. La pibita demostró ser una todo terreno que se banco 15 días teniendo contacto prácticamente solo con nosotros dos, haciendo pis en cualquier lado y comiendo lo que había. Nos exprimió bastante pero también nos permitió corroborar que no es utópico llevarse un libro a la playa. 


 Hasta las próximas vacaciones....

miércoles, 15 de abril de 2015

Vacaciones - Los Paseos




Nos vamos de paseo por los lagos?
Si viene conmigo les digo cómo es el plan. Primero averiguamos en la Guía Verde cuáles son los atractivos de la zona. También se puede preguntar en la oficina de turismo así nos aseguramos que el acceso sea bueno para un auto bajo. Preparamos mate, reposeras, cámara de fotos, libro, tejido, juguetes (y muchas cosas más) y partimos. En el camino compramos pan, jamón y queso porque el menú es siempre el mismo: "san-guchitos". También llevamos algo para tomar y si nos olvidamos vale tomar agua del lago, que es pura y está siempre fresca. ¿Se enganchan?

Camino a Junín de los Andes
El primer paseo fue en el camino desde Plottier -donde hicimos noche- hasta Junín. Elegimos llegar por la cuesta del Rahue que nos ofrece dos cosas principalmente: una camino sinuoso de 30 curvas con increíbles vistas y una pasada por el Parque Nacional Laguna Blanca. Ahí almorzamos los primeros sándwiches. Luego tenés un camino hermoso costeando el río Aluminé, donde paramos a tomar mates y mi hija empezó a entender cuál era el plan. La contra de este paseo es que tenés un buen trecho de ripio que si bien es transitable es ripio al fin.
Las Curvas de la cuesta del Rahue

Ya aposentados en Junín fui a cumplir mi deseo de llegar al Huechulafquen. Desde Junín de los Andes son 24 km hasta la desembocadura del río Chimehuín. De ahí tenés unos 26 km hasta Puerto Canoa. Todo el camino va bordeando el lago y tenés unos cuantos cámpings como para bajar al lago o acampar. Mayormente son administrados por comunidades mapuches (en algunos casos venden artesanías) y hay para elegir: agrestes, organizados y libres. Todo está dentro del marco del Parque Nacional Lanín. Si tenés la suerte que tuvimos nosotros de que te toque un día soleado te vas a poder empachar de vistas al lado sur de esa montaña perfecta, casi de dibujitos que es el volcán Lanín. Nosotros fuimos derecho hasta Puerto Canoa y sacamos las entradas para el paseo lacuste en el barco José Julián que me lo habían recomendado. Sale a las 13 y/o a las 15, pero puede variar sin previo aviso. Entiendo que funciona a demanda. 
El Lanín

Mientras esperábamos que saliera el barquito con Amparo hicimos un recorrido por el sendero interpretativo “El Bosque” que está ahí nomás. Das una vuelta por el bosque y con unos simpáticos cartelitos con duendes te explican bastante sobre las especies animales y vegetales y el equilibrio de ese ecosistema. A la pequeña le encantó y te lleva unos 20 minutos. A las 13 nos embarcamos. Si bien la entrada sale $350 para los mayores y $250 para los menores de 12 vale, la pena el paseo. Un recorrido por el Huechulafquen, por el Epulaufquen y una visita al escorial donde se puede apreciar desde cerquita como luego de la erupción del volcán Achen Ñiyeu donde el bosque se regenera como puede y en el tamaño que sale. Son dos horas guiadas en el barco. Nos gustó mucho. Terminamos la tarde en el lago Paimún, que está cerquita de puerto Canoa. 
Acá es donde se unen los lagos Huechulafquen y Epulaufquen. Foto desde el barquito.


San Martín de los Andes
Al día siguiente partimos a San Martín, para recorrer/repasar unas cuantas playas, una por día:
  • Catritre, cerca de San Martín hacia el sur (5 km), tiene un trecho corto de ripio y un camping de la comunidad mapuche con restaurant sobre el lago Lácar.
  • Yuco: esta nos había quedado especialmente grabada del viaje anterior: para llegar te esperan unos 30 km de ripio, hacia el norte, con algo de serruchos pero vale la pena. Nuevamente nos metemos en el Parque Nacional Lanin y llegamos a lo que se llama un área de acampe diurno (mesitas y fogones) con 4 playas sobre el Lago Lacar, enmarcadas por el bosuqe. A nosotros nos gusta la Tuquesa que es la número 1. Pero a la tarde da la sombra, así que nos trasladamos a la 4. La 2 y la 3 son las que están más cerca del estacionamiento, con lo cual son las que más se llenan. En temporada baja no hay nadie (en ambas playas estuvimos solo nosotros 3) pero en temporada alta dicen que se complica con el estacionamiento. Si vas no te olvides de llevarte provisiones y ánimo para regar las plantitas porque no hay servicios. Ni quiosco, ni baño, nada. Hasta podes jugar a que sos el único habitante de la tierra.  
 
Playa Turqueza - Yuco

  • Al tercer día nos fuimos al Lolog, que implica unos 12 km, también de ripio, hacia el norte. Acá hay una zona que se llama Playa Bonita, con hermosas casas sobre el lago. Si seguís un poco más sobre el margen del lago en dirección a Puerto Arturo hay varias zonas para bajar al lago. Playas chiquitas de piedra muy bonitas y en esta época con muy pocos turistas. Olvidate nuevamente del baño y de comprar algo, salvo al final (Puerto Arturo) que hay un camping pero sin bajada al lago y también está la casa del guardaparques. 

Puerto Arturo - Lalo Lolog
  • El cuarto día lo dedicamos a Quila Quina, que está para el sur. Acá son unos cuantos km de ripio sinuoso (12 aproximadamente). También se puede llegar en barco. Acá encontramos gente!!!! No es que extrañáramos la civilización, pero nos sorprendimos. Mucha gente llega en el paseo en barco y también hay un restaurant sobre el lago. En esa zona hay algunas villas y comunidades mapuches. Hay zona de camping y también zona de acampe diurno. Esta vez no tuvimos que regar las plantitas…. Personalmente no es de las playas que más me gustan pero es muy famosa.
  • Último día en San Martín, volvimos a salir para el norte, mismo camino que para Yuco pero pasamos de largo. Este es el paseo que se hace hasta Hua Hum que mucha gente lo hace en el mismo día que Yuco, pero nosotros desdoblamos en dos. Ahí nos instalamos en el lago Nonthue, en la playa del camping, que por ser temporada baja estaba librado a su suerte. La playa es hermosa, bien amplia. Se ubica a 48 km de San Martín. De ahí seguís en dirección a límite con Chile y tenés otros atractivos que nosotros no disfrutamos pero recomiendo este post de Vero que los cuenta muy bien. Mi no-marido no tenía fe a que la chiquita se iba a bancar el recorrido de la cascada de Chachín, así que nos quedamos con las ganas.

Muelle Hostería Hua Hum
Última parada: Villa Traful
De San Martín nos fuimos a Traful por el camino de los 7 lagos. No hicimos paradas porque ya lo recorrimos varias veces pero es un paseo precioso. Saludamos desde lejos al Villarino que es el que más nos gusta.
En Traful nos quedamos 4 días. Es un lugar que nos encanta. Vieran la cara de no-marido cuando pone un pie por ahí! Traful es una aldea de montaña, bien pintoresca, toda sobre el lago. Si te gusta un plan hiper tranquilo, con contacto permanente con la naturaleza en un entorno algo chic, es una buena opción. En el pack básico de Traful no pueden faltar (para mí):
  • Recorrida por la Villa: es como una mini ciudad donde en una cuadra tenés la comisaría, la sala de emergencia, los bomberos, la iglesia, todo juntito y frente al bellísimo muelle. Mi hija se creía que era de juguete! Ahora hay una zona pavimentada sobre el lago, con una especie de costanera para hacer unas buenas caminatas pegaditas al lago. 
Muelle de Traful
  •  El mirador del viento: está a unos 5 km de Traful. No solo tiene una vista del lago y de su entorno realmente maravillosa sino que el lugar te transmite una paz y un bienestar que realmente se los recomiendo. Es bastante visitado pero si conseguís un momento a solas para sentarte ahí un rato a contemplar, a disfrutar con todos los sentidos, te prometo que no te vas a arrepentir. 
 
Vista desde el mirador
  • Área recreativa La Puntilla, está a un par  de km de la Villa, en sentido opuesto al mirador. Es una playa amplia, de piedras chicas muy pero muy bonita. Este viaje nos encontramos con un mirador y con un proyecto de mueso en esta zona. No tiene servicios. 

La Puntilla

  • Ñancú Lahuen es un restaurant, chocolatería, casa de té. Probamos la cena, el helado artesanal, los chocolates, los alfajores y las tortas. Todo nos pareció super recomendable.
  • En Traful también se pueden hacer paseos lacustres, varios senderos, visitas a cascadas y subidas al cerro negro. Pero creo que el principal atractivo es el entorno y su ubicación privilegiada. A la villa se puede acceder desde el camino de los 7 lagos o desde Confluencia. Ambos caminos son preciosos y con encantos diferentes, con lo cual si van les recomiendo entrar por uno y salir por otro. Ambos de ripio pero en excelente estado.

¿Se agotaron? Unas anotaciones más y termino:

  • Nos llamó la atención la limpieza a las playas que visitamos. Mayormente no hay cestos pero sí insistente cartelería pidiendo que te lleves tus residuos. Así da gusto!
  • Como les dije en muchos lugares de la Patagonia no van a encontrar lugares para comer ni baños. Conviene siempre averiguar antes de salir y tener especialmente cuidado si viajamos con chicos. Con buena preparación y algo de flexibilidad, se pueden pasar excelentes tardes en el lago. Acá no te va a despertar nunca de la siesta la corneta del churrero.
  • En marzo muchas zonas de la Patagonia de los lagos son afectadas por las chaquetas amarillas, una variedad de avispa muy característica de la zona. Por lo general no son agresivas, pero si te pican te vas a dar cuenta porque prácticamente muerden! Para que se den una idea en quince días que estuvimos por esos lados, nos picó una a cada uno y eso que estuvimos mayormente al aire libre conviviendo con ellas. Tener especialmente en cuenta si hay personas alérgicas.
Bueno, con esto me despido, me queda una entrega más de lo que implicó hacer este viaje con una nena de 5 años, pero eso sí queda para la próxima

Gracias por acompañarme

PD: las fotos son mayormente del no-marido. Yo saqué algunas con el celu e intenté amigarme un poco con la cámara en una relación que no prospera del todo. Además él saca unas fotos tan lindas que me da pereza….

viernes, 10 de abril de 2015

Vacaciones - Los lugares



Finalmente llegaron las esperadas vacaciones! Estuve tan ansiosa y expectante con este viaje como si fuera la primera vez que me iba de vacaciones en mi vida. Y algo de novedad tenía porque eran vacaciones elegidas después de mucho tiempo y las primeras al sur con la pequeña. Elegimos lugares conocidos pero la situación era distinta. Pudimos repetir algunas de las cosas que más nos gustan y adaptarnos a las necesidades de una niña pequeña.

Lugares elegidos
Por suerte pudimos hacer ya varios viajes a la Patagonia con lo cual  tenemos saciada en parte esa avidez de recorrerlo todo, conocerlo todo, así que elegimos tres lugares para parar por diferentes razones:

  • Junín de los Andes, porque desde mi primer viaje a la Patagonia (en 1992!) que quería conocer el lago Huechulafquen. Si bien es una excursión que se puede hacer desde San Martín, nos alojamos en Junín porque es lo más cercano y más económico. Para mí Junín como ciudad no ofrece demasiado con excepción de su avenida (que en verdad es la ruta) con ese cantero central lleno de rosas. Pero está bien ubicada para acceder a muchos paseos. Ahí estuvimos dos noches en un apart que nos resultó práctico para lo poco que estuvimos, aunque seguramente lo olvidemos muy pronto.


  • San Martín de los Andes: como ciudad de las más grandecitas es la que más nos gusta (por encima de Bariloche o Villa la Angostura). Es pintoresca, es ordenada, tiene de todo, paseos cerca y excelente oferta de alojamiento. Ahí estuvimos 5 noches, en una cabaña divina, desde donde se veía toda la ciudad hasta el lago. Una casita encantadora en la que podría vivir tranquilamente. Además nos atendieron super bien. San Martín tiene gran oferta de cabañas y hoteles y casi todas son hermosas, pero se recomienda siempre reservar de antemano, especialmente en temporada, para no pasarla mal después ya que la demanda es grande.
 
Con esto te encontrabas al entrar. Las habitaciones estaban abajo

Vista desde afuera de las cabañas

La cabaña no incluía desayuno, pero de cualquier manera nos dimos el gusto de café con leche y tostadas con dulce todos los días


  • Villa Traful: porque es el lugar que más nos gusta de todos los que conocemos en la patagonia, especialmente al no-marido que se siente como un niño en la casa de papá Noel apenas ponemos un pie en la villa. Traful es una aldea pequeña, preciosa por donde se la mires, con los servicios justos pero aceptables. Toda la villa está mayormente desplegada sobre ese lago azul tan hermoso. Si bien mucha gente toma a Traful como excursión de un día nosotros siempre le dedicamos los últimos días de nuestras vacaciones, con estadía incluida. Esta vez fueron 4 noches. Calculo que próximamente serán vacaciones enteras porque nos encanta. Allí no teníamos alojamiento reservado de antemano pero conseguimos una cabaña con vista al lago con 50 años de antigüedad. La cabaña fue construida a fines de los años 50 como la residencia familiar de Walter y Nora. Hoy por hoy esa cabaña fue dividida en dos y junto a algunas más se convirtieron en casa de alquiler, atendida por la nieta de los antiguos dueños. Si bien era chiquita la vista es hermosa y me encantó encontrar algunas piezas en la vajilla y en la decoración que eran evidentemente de la abuela Nora. Además en el mismo lugar hay un restaurant que te salva las papas para comer o para venderte el pan casero para el desayuno.


Deck de la cabaña

Nuestra vista
En la próxima les cuento sobre los paseos así no la hago tan larga!

Besos y buen fin de semana 

Datos útiles:
Junín: Apart Dry Fly
En temporada baja (marzo 2015) apart un dormitorio, $800 la noche con desayuno y servicio de limpieza diario.
 
San Martín: Cabañas Altos del Alma
En temporada baja (marzo 2015) cabaña con dos dormitorios, $1200 la noche, sin desayuno y con servicio diario de limpieza. 

Villa Traful


En temporada baja (abril 2015) cabaña para 3 tipo loft, $950 la noche sin desayuno, ni servicio. Solo recambio de toallas y sábanas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lecturas

Florencia Ferramondo's books

Mil soles espléndidos
it was amazing
adoré este libro. Me la pasé hablando de él. Tal es así que se lo hice leer a varias personas. Es el primer libro que leo del autor y también de una historia situada en Afganistán. Triste, conmovedor, durísimo pero hermoso. Trenzando his...

goodreads.com