miércoles, 9 de septiembre de 2020

44

 


Yo quería llegar a esta edad para usar la cartera en el codo. Me imaginaba a los cuarenta y tantos caminando por el Paseo del Siglo, con una cartera grande de cuero, quizás botas con taco, tal vez las manos hechas. Sin embargo, el cumple me encuentra andando con un bolso de jean que le robé a Amparo, bastante mugroso por la obra, con un alcohol en gel colgando de la manija y que adentro tiene barbijos de distinto tipo.

Claramente no es el cumple que me gustaría tener, y la cartera es lo de menos. Cumplir años es para mí compartir con amigos y familia y recibir ese abrazo dedicado, ese regalo, esa compañía. Me gusta sentirme especial. Siempre me gustó el día de mi cumpleaños.

Estos 43 estuvieron la mitad ocupado por el tiempo más extraño que me tocó vivir (al principio pensé que el más extraño era el puerperio, pero esta cuarentena ya viene durando el doble que mi licencia por maternidad), e inevitablemente cualquier balance o proyección que quiera hacer va a tener que ver con cuarentena, vacuna o coronavirus. Me cuesta pensar por fuera de ello cuando al día de hoy no sé cuándo va a terminar, cuando podré volver a abrazar a mis viejos, a mis hermanos o a mis sobrinos tranquilamente. tengo acá en casa a dos compañeros de lujo que me dan todo su amor, pero extraño a todos los demás, de una manera!

44 es un número medio heavy de aceptar, como cada marca del paso de la edad. Yo me siento bien conmigo, con el cuerpo, con los logros, de cualquier manera, preferiría quedarme en esta adultez mediana (veo en el horizonte cambios en el cuerpo que se avecinan y no me gustaría tenerlos más cerca). Me queda soplar la velita y pedir por una vacuna pronto, o alguna manera de cura o lo que fuera para seguir disfrutando de la vida que armé hasta acá y que me gusta mucho.

3 comentarios:

  1. Espero que hayas tenido un lindo cumpleaños!!!
    Y si, esta pandemia trastorna todo.. Yo en julio cumplí 40, me imaginaba un festejo a lo grande, tirar la casa por la ventana. Y en vez de eso estuvimos solitos con mi marido y comunicandonos con el resto por algun medio virtual. El cariño llegó de todos modos. Yo estoy cursando un embarazado en la pandemia. Uno que busqué por cinco años y finalmente llegó. Y nadie vio mi panza en persona! Y a este paso el parto también va a ser en solitario, idem el primer tiempo de la beba. No es lo que me habia imaginado tampoco.. pero es lo que hay, no queda otra que aceptarlo. Y esperar que todo esto pase pronto, que se encuentre la vacuna, que las cosas tengan una cierta normalidad..
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. felicitaciones por ese bebé en camino. Los niñitos llegan en cualquier circustancia al mundo con una fuerza arrolladora que lo cambia todo. Así que será pese a todo un momento mágico. Los felicito y cuidate mucho.

      Eliminar
  2. Te entiendo lo de quedarse con esa sensación rara de no festejar el cumpleaños, como vos decís los afectos es lo que más se extraña!
    Los cambios en el cuerpo creo que los empecé a notar hace 2 años, antes se ve que no veía bien! jaja pero bueno me voy amigando conmigo así que trato de no ser tan implacable.
    Estás muy bien, tenés una familia hermosa y tu niña es maravillosa!
    Vamos por más! Y si Dios quiere festejaremos con unos mates al aire libre prontamente!
    Besote!

    ResponderEliminar

Cada nuevo comentario que llega me motiva a seguir con este espacio. Gracias por pasar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lecturas

Florencia Ferramondo's books

Mil soles espléndidos
it was amazing
adoré este libro. Me la pasé hablando de él. Tal es así que se lo hice leer a varias personas. Es el primer libro que leo del autor y también de una historia situada en Afganistán. Triste, conmovedor, durísimo pero hermoso. Trenzando his...

goodreads.com