lunes, 8 de septiembre de 2014

37 (¿es fiebre?)


Último día en el que puedo decir “tengo 37”. Van quedando tantos días por detrás como los que calculo que puedo tener por delante [ya sé que nadie tiene la vida comprada, pero dejenmé calcular….]. Y eso de pensar que ya estoy doblando la curva me pesa tanto…
Ayer me puse a pensar qué trajeron los 37
  • Por empezar uno de los cumpleaños más lúgubres de mi vida: recién mudada, sin festejo, sin Internet ni Smartphone, así que ni siquiera me llegaron los saludos virtuales. No soy de grandes festejos pero conservo en parte ese sentir infantil y me gusta que el día de mi cumple tenga algo en especial. El año pasado no pudo ser y no me gustó nada. Aunque en ese momento me hice la canchera, tengo que reconocerlo: me gusta sentirme festejada.
  • Y así, prácticamente a la par que mis 37, inauguré mi casa y una nueva vida. Porque mudarse no fue solo cambiar de domicilio postal sino cambiar rutinas, formas, relaciones. Intenso, súper intenso y totalmente disfrutable. Hoy por hoy siento mucho más marcado el corte con lo que empieza al llegar a casa: la vida de entrecasa es algo totalmente diferente, palpable y los fines de semana son como migrar de planeta.
  • Tuve que dar una serie de charlas por un curso del ámbito laboral y descubrí que me gusta enseñar.  Me gusta tener una parcela pequeña y segura de saber y poder compartirla desde ese lugar.
  • Armé mi huerta y así supe que está recontrabueno sentir a esta edad esa sed por experimentar, por aprender haciendo, por descubrir con los ojos y el tacto. Lo que me maravilla en mi hija pequeña me pasó a mí y me encantó.
  • Pasé por la peor crisis de pareja de nuestra historia y la pasé muy pero muy mal. Descubrí entre mis pocas certezas que definitivamente mi vida es ahí con ellos y que sin eso todo lo demás pierde sentido. Y fue tan patente, tan en piel y sangre que me impresionó. Y allí dejo sus marcas y cicatrices para recordarme cada día dónde reside lo que más importa.
  • Empecé una terapia floral y me inyectaron hierro en la sangre. Al mismo tiempo puse voluntad para vencer a la apatía y tener ganas para las ganas. Ponerme en acción. Desactivar mis frenos de mano.
  • Descubrí que hacer con las manos me da mucha satisfacción: sea tejer, sembrar, cocinar o pintar es ahí donde encuentro un espacio para sentirme a gusto conmigo misma. Y ese hacer viene y va de la mano con este espacio, con inspirarme, con compartir, con intercambiar y encontrar personas que acompañan y comparten este hacer.   
  • A mis 37 apunté mis cañones a mejorar mi desarrollo laboral, y [todavía] no lo logré. Sé que tengo un trabajo que en lo tangible me habilita un montón de cosas como un horario que medianamente me sirve y un ingreso que me permite abordar económicamente la vida que llevo. Pero me falta encontrar un espacio donde pueda apasionarme por lo que hago. Y esa búsqueda persiste, tiene que persistir. No quiero desesperarme, pero tampoco conformarme.
  • También a mis 37 tuve un atraso más que significativo y lo que luego terminó siendo solo un desarreglo hormonal, me sirvió para darme cuenta que el deseo de ser madre de nuevo era ampliamente superado por las escasas posibilidades físicas y temporales que tengo de criar otro hijo. Hasta no llegar a esa situación no me di cuenta cabal de que en verdad solo digo que quiero tener otro hijo porque sé que no voy a tenerlo. Pero cuando realmente se me llenó el culo de preguntas esperando el resultado de un test de embarazo, supe que el miedo era enorme y que no estoy preparada para agrandar la familia.
Sé que este repaso es tan personal que ni siquiera debería publicarlo, pero quiero que quede en algún lado, y este es mi espacio más autobiográfico, así que me permito estas confidencias. Años atrás yo escribía una carta para mí misma, para abrir 5 años después. Con las mudanzas, la cantidad de papeles amontonados y mi desorden sistemático, hoy por hoy no sé dónde quedaron esas notas.
En estos 37 varias cosas me atravesaron el cuerpo y el alma para despabilarme, abrirme los ojos, sacudirme, intentar hacerme reaccionar. Vienen mañana mis 38 para darme una renovada oportunidad de ajustar mi andar por este camino.
Gracias por dejarme compartir


16 comentarios:

  1. Ay flor, me encanto este post. Que real que es. Cuantas cosas nos cachetean tan fuerte que nos despabilan, no?
    Se que no buscas comentarios o respuestas con estas palabras, pero lo que decis me re-llego. Las mudanzas, los cambios, las crisis....a mi la crisis me llego cuando estire demasiado el tema de la maternidad. Mi miedo era ser madre, y lo estiraba, cualquier excusa era buena (llegue a decir que si no tenia bañadera no iba a ser madre, imaginate el grado de locura!!)....y cdo me di cuenta que ese miedo, me estaba complicando demasiado, a mi y a el tb, hice terapia, me enfrente a mis miedos, y luego, bue, que te puedo decir, la felicidad infinita.
    Perdon, creo que me colgue de tus palabras para reflexionar sobre mis cosas, que egoista! a veces extraño tener un lugar para escribir asi, mi blog no me da estas posibilidades.....decisiones, en fin.
    Besote grande y mañana te digo Feliz cumple!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ey me encanta que compartas esto, no solo que hayas leído sino (y sobre todo) que te hayas colgado de acá para descargarte. Dude mucho cuando terminé de escribirlo si publicarlo o dejarlo como borrador, pero lo publiqué por eso, porque me gusta hablar de mí, cierto es, pero sobre todo me gusta la "conversación" que el blog habilita. Besos y gracias

      Eliminar
    2. nuuuuuuhhhh, jamas dejes abierta la posibilidad de escribir sin limites a una incontinente como yo!!!! jajajajaja

      Eliminar
  2. No estás sola en muchos de esos puntos.
    Suerte en los 38, es un lindo número, te lo garantizo.

    ResponderEliminar
  3. No sé bien por qué, pero se me llenaron los ojos de lágrimas de emoción. Espero recordar mañana para poder saludarte.
    Besote!

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que está muy bueno poder hacer un "resumen" del año que pasó, me emociona tu honestidad! Te cuento que algunos gajos ya tienen brotes, en estos días lluviosos me la paso escondiendo y sacando al sol las mini macetitas!! Si mañana, después de 2 meses, me devuelven mi compu, subo fotos. Te mando un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohh qué bueno!!! las tuyas están super lindas también, son una gran comunidad en un lindo terrario. También debo las fotos!

      Eliminar
  5. Me parece un buen balance el que hiciste. Como la vida misma, un año con cosas buenas y otras no tanto, pero eso muestra que estas viva.. el poder haber sacado conclusiones y reflexiones de los momentos mas criticos sin duda te hizo crecer. Una se descubre a si misma en esos momentos, aunque justo cuando estan sucediendo lo que mas se quiera es escapar de ellos.
    Que mañana empieces los 38 con todas las pilas. Planteatelo como un cuaderno con 365 hojas en blanco. Lo que escribas ahi depende de vos.. que lo disfrutes y aproveches, y que sigas creciendo..
    beso

    ResponderEliminar
  6. ay no, yo ya hubiera despelotado todo hasta encontrar esa cápsula del tiempo! :P
    feliz no-cumpleaños ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm hay que ver con lo que uno se encuetra eh. La verdad que tampoco las busqué demasiado porque como las iba acopiando de 5 años en 5 años en algunos sobres había ya 3 cartas y las primeras ya tienen casi 20 años. Hay que leer las cosas que una pensaba entonces y no sentir vergüenza eh!!!! Pero en algún momento las voy a buscar y voy a guardar un print de esta entrada. Besos!

      Eliminar
  7. 37 años inmensisimamente vividos.
    No puedo escribir algo más después de leer algo tan lindo, profundo y emocionante!
    Besazo!

    ResponderEliminar
  8. ¡woooow qué emotivo!
    gracias por compartirte, no sé cuánto de voyeurista hay en esto de leer las vidas de otro pero a mi me conmovió tu relato. Seré chismosa? Buscaré empatía? No sé bien, pero me alegro con las certezas que te dejaron los 37.
    Feliz muy muy muy feliz cumpleaños, espero que hayas pedido 3 deseos =)

    ResponderEliminar

Cada nuevo comentario que llega me motiva a seguir con este espacio. Gracias por pasar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lecturas

Florencia Ferramondo's books

Mil soles espléndidos
it was amazing
adoré este libro. Me la pasé hablando de él. Tal es así que se lo hice leer a varias personas. Es el primer libro que leo del autor y también de una historia situada en Afganistán. Triste, conmovedor, durísimo pero hermoso. Trenzando his...

goodreads.com